Temen que sean desalojados de sus viviendas