A mujeres que sufren violencia doméstica se les dificulta abandonar la relación

De acuerdo a una candidata doctoral de la Universidad de Illinois, hay 5 etapas por las que pasan las mujeres que sufren de violencia doméstica antes de poder abandonar la relación con su esposo abusador.

A mujeres que sufren violencia doméstica se les dificulta abandonar la relación A mujeres que sufren violencia doméstica se les dificulta abandonar la relación

A mujeres que sufren violencia doméstica se les dificulta abandonar la relación

Para cualquier persona de dejar una relación es algo sencillo. Sin embargo, de acuerdo a un artículo del periódico de la Universidad de Illinois, las mujeres que sufren de violencia doméstica pasan por un proceso de 5 pasos para poder abandonar la relación con su abusador. Sin embargo esos pasos pueden ser complicados y a menudo confusos.

De acuerdo a Jennifer Hardesty, la asistente de profesor de desarrollo humano y comunitario de la Universidad, cuando una mujer que ha sufrido de violencia doméstica se está deslindando de la relación con su abusador a menudo puede sentirse confundida acerca de la ruptura, sobre todo cuando se trata de su esposo y el padre de sus hijos.

“Ella puede haberlo dejado físicamente pero puede seguir conectada psicológicamente”, asegura Hardesty.

El artículo universitario describe el trabajo de disertación de la candidata doctoral Lyndal Khaw's de acuerdo al modelo de Etapas de Cambio de Prochaska y DiClemente.

En este trabajo Khaw aplicó el modelo a 25 mujeres de diferentes entornos que sufrían de violencia domestica, identificando las 5 etapas del proceso de abandonar la relación.

“En las primeras dos etapas, las mujeres empiezan a desconectarse emocionalmente de sus relaciones. Se les escucha decir cosas como: Él dejo de importarme”, mencionó Khaw.

La etapa 3 a menudo se caracteriza por episodios abusivos o de violencia en contra de los hijos.

“Las mujeres hacen preparativos para irse, como guardar dinero secretamente o buscar un sitio seguro para quedarse. Esta etapa es importante porque pasa de pensar en irse a hacer algo al respecto”, asegura Khaw.

“Luego, en la etapa 4, cuando las mujeres se ponen en acción, vemos a menudo retrocesos ya que las emociones frecuentemente regresan. Ellas necesitan claridad. Ellas quieren estar físicamente y emocionalmente conectadas de nuevo”, dijo Hardesty.

La etapa final, que se refiere al mantenimiento, es alcanzada cuando las mujeres han abandonado la relación por 6 meses o más. Sin embargo, se estima que sin la separación completa de la pareja, debido a las visitas a los niños o algún otro factor, el abuso en las mujeres victimadas continuará, así como la confusión sobre el papel del hombre en sus vidas.

“Abandonar una relación es mucho más complicado que simplemente decidirse a cambiar, e involucra mucho más que la prioridad de la seguridad de una mujer” aseguró Hardesty.

De acuerdo a Jennifer los hijos pueden ser una fuerte influencia para motivar a una mujer a salir de una relación de violencia doméstica, pero al mismo tiempo pueden ser una fuerza que las haga de nuevo caer en ella.

Según el artículo es importante que los familiares, amigos y trabajadores sociales en contacto con mujeres que sufren violencia doméstica entiendan que el terminar con una relación conlleva un proceso. Pero que pueden ayudar a que las mujeres tomen sus decisiones acentuando en sus conversaciones principalmente el tema de la seguridad de la mujer y de sus hijos.

Hardesty aseguró que cuando las mujeres finalmente se separan de forma física y emocional de su abusador logran experimentar menos problemas de salud o depresión.

Más noticias

0 Comentarios