El Gobierno boliviano anuncia reformas en seguros de salud en medio de conflicto

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, anunció hoy reformas en el sistema público de salud y en particular a la Caja Nacional de Salud (CNS), que tiene 3,1 millones de afiliados, en medio de un conflicto que moviliza a los trabajadores de esa entidad desde hace un mes.

El Gobierno boliviano anuncia reformas en seguros de salud en medio de conflicto El Gobierno boliviano anuncia reformas en seguros de salud en medio de conflicto

El Gobierno boliviano anuncia reformas en seguros de salud en medio de conflicto

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, anunció hoy reformas en el sistema público de salud y en particular a la Caja Nacional de Salud (CNS), que tiene 3,1 millones de afiliados, en medio de un conflicto que moviliza a los trabajadores de esa entidad desde hace un mes.

En una conferencia de prensa como presidente en ejercicio -el presidente, Evo Morales, está en La Haya-, García Linera presentó tres medidas para reformar la CNS, que vive una situación de "mala atención, de corrupción y de degradación interna", dijo.

Huelgas y movilizaciones de los trabajadores administrativos y médicos de la CNS se han sucedido durante las últimas semanas, con la petición del cese de su gerente general, Juan Jordán.

Los sindicatos aseguran que el Gobierno vulneró el procedimiento colegiado para nombrar al máximo responsable de la CNS.

Según García Linera, la primera medida será constituir por primera vez una institución de regulación, control y fiscalización para el sistema público de salud, que incluye a la CNS, y a otras cajas similares con gestión sindical de menor tamaño.

En segundo lugar, el Gobierno anunció una reforma legal del código de salud para que los trabajadores puedan elegir libremente a qué caja de salud darán sus cotizaciones, o si prefieren incorporarse al sistema de salud público.

Hasta ahora esa decisión estaba en manos de las empresas privadas u organismos públicos para los trabajadores.

Por último, García Linera aseguró que el actual gestor de la CNS abandonará el cargo dentro de tres meses a partir de hoy, una vez garantice auditorías externas e internas de la CNS.

El vicepresidente consideró que la Caja está tomada por un pequeño grupo "mafioso" que controla el poder interno, puede hacer contrataciones, compras de bienes, servicios e inmuebles, algo que posibilita la "corrupción, negligencia y padrinazgos" en la entidad.

Lamentó que las organizaciones sindicales, en lugar de hacer una labor de control, se han involucrado en la gestión médica y administrativa y eso ha perjudicado la atención a los afiliados.

También pidió a los empleados de la CNS -de quienes dijo que la inmensa mayoría son trabajadores honrados- abandonar los paros y movilizaciones, al tiempo que aseguró que ni sus puestos de trabajo, ni las aportaciones de los afiliados están en riesgo.

Aseguró que el futuro seguro universal de salud en el que el Gobierno trabaja no se financiará con los aportes de las cajas.

García Linera dijo que el Gobierno invierte ahora 1.600 millones de dólares en el sistema de salud público e invertirá "el doble de dinero" si es necesario.

La CNS gestiona alrededor de 360 millones de dólares al año, según el vicepresidente.

Más noticias

0 Comentarios