Los países del Cono Sur buscan eliminar la mortalidad materno infantil en el Gran Chaco

Responsables en materia sanitaria de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay se reúnen desde hoy en la zona del Gran Chaco -repartida entre los cuatro países- para fijar un plan sanitario para 2017 que permita, entre otros, reducir la mortalidad y morbilidad materno infantil en la región.

Los países del Cono Sur buscan eliminar la mortalidad materno infantil en el Gran Chaco Los países del Cono Sur buscan eliminar la mortalidad materno infantil en el Gran Chaco

Los países del Cono Sur buscan eliminar la mortalidad materno infantil en el Gran Chaco

Responsables en materia sanitaria de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay se reúnen desde hoy en la zona del Gran Chaco -repartida entre los cuatro países- para fijar un plan sanitario para 2017 que permita, entre otros, reducir la mortalidad y morbilidad materno infantil en la región.

La reunión, celebrada en la ciudad argentina de Salta, congregará desde hoy y hasta mañana a 50 delegados de los cuatro países latinoamericanos, así como a líderes indígenas y técnicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), esta última, organizadora del encuentro.

La cita busca "identificar la ruta" para "iniciar un paquete de acciones e intervenciones sanitarias dirigidas a disminuir aceleradamente la morbimortalidad materno infantil en la región, fortalecer las redes y sistemas de salud que hay en cada país, mejorar la vigilancia epidemiológica y el control de enfermedades prevalentes en la zona y generar procesos formativos de alta calidad", informó la OPS en un comunicado.

Las medidas darán sustento en 2017 al proyecto subregional "Hacia la Salud Universal en el Gran Chaco Suramericano", firmado en el año 2015.

El Gran Chaco ocupa 1,4 millones de kilómetros cuadrados y engloba dos grandes ecorregiones, una seca y otra húmeda.

Es la segunda región boscosa más extensa de Suramérica, compartida por Argentina, Paraguay, Brasil y Bolivia, y fue declarada como Reserva de la Biosfera por la Unesco en 2004.

La región alberga, además, a numerosas comunidades aborígenes, por lo que el pacto transfronterizo pone especial foco en los servicios sanitarios que atienden a indígenas y campesinos para que se respete su cultura al tiempo que se solucionan sus dificultades para acceder a servicios de salud de calidad.

Según los organizadores, este encuentro pretende ser una muestra de la "voluntad gubernamental" que existe por parte de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay para impulsar políticas públicas de impacto que mejoren el desarrollo social y humano de quienes habitan el Gran Chaco suramericano actualmente en "condiciones de vulnerabilidad".

Más noticias

0 Comentarios