Centroamérica, una zona vulnerable con alta mortalidad por cáncer de mama

Centroamérica es una zona vulnerable al cáncer de mama que debe mejorar el acceso a infraestructura de salud, medicamentos y tratamientos para bajar las altas cifras de mortalidad e incidencia de esta enfermedad, afirman expertas en el tema en el marco del Día Mundial contra el Cáncer de Mama.

Centroamérica, una zona vulnerable con alta mortalidad por cáncer de mama Centroamérica, una zona vulnerable con alta mortalidad por cáncer de mama

Centroamérica, una zona vulnerable con alta mortalidad por cáncer de mama

Centroamérica es una zona vulnerable al cáncer de mama que debe mejorar el acceso a infraestructura de salud, medicamentos y tratamientos para bajar las altas cifras de mortalidad e incidencia de esta enfermedad, afirman expertas en el tema en el marco del Día Mundial contra el Cáncer de Mama.

La presidenta de la Fundación Anna Ross de Costa Rica, ONG dedicada al mejoramiento integral del cáncer, Victoria Ross, explicó en una entrevista con Efe que existe una "disparidad enorme en términos de quién se muere y se estima que el 70 % de las muertes son en países de bajos y medianos ingresos, con menos acceso".

"Hay varios factores que inciden como la infraestructura de salud, la cantidad de recurso humano disponible, el acceso a medicamentos y tratamiento, pero también existen las barreras culturales, los miedos a detectarse algo malo y además el sufrimiento humano es diferente", explicó Ross.

Mientras en el mundo la incidencia por cáncer de mama aumenta pero la mortalidad disminuye, en la región centroamericana las cifras continúan un ascenso paralelo, lo que preocupa a los expertos por la necesidad de una detección temprana.

Los más recientes datos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) indican que durante 2012 la cantidad de muertes por cáncer de mama en Centroamérica fue de 7.266 (29 % de casos detectados), seguido por cérvix con 6.937 (36 %) y estómago con 5.369 (83 %).

Mientras que la incidencia por cáncer de mama en ese mismo periodo fue la más alta con 24.891 casos (71 % de supervivencia), seguido por el de cérvix con 18.792 (64 %) y el de estómago con 6.394 (17 %).

El dato más reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 2008, indica que "las tasas de supervivencia del cáncer mamario varían mucho en todo el mundo, desde el 80 % o más en América del Norte, Suecia y Japón, pasando por un 60 % aproximadamente en los países de ingresos medios, hasta cifras inferiores al 40 % en los países de ingresos bajos".

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo, y está aumentando especialmente en los países en desarrollo, donde la mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas.

Para Ross, se ha fallado en la aplicación de políticas públicas y por esa misma razón se han dado esos sesgos, ya que existe una brecha de atención entre el área urbana y rural, así como también un sesgo de género.

"Con respecto al cáncer de mujeres hay una relación incidencia-mortalidad similar a las de África, teniendo mejor infraestructura y mejor recurso humano", manifestó la costarricense.

Las cifras del Registro Nacional de Tumores indican que en Costa Rica de 2000 a 2014 los casos nuevos de cáncer de mama aumentaron un 63 %. Se pasó de 30 a 50 casos por cada 100.000 mujeres.

Por su parte, la mortalidad del año 2000 al 2014 subió de 9 a 14 por cada 100.000 mujeres en el país, lo que corresponde a un aumento del 43 % de mortalidad por cáncer de mama.

Por su lado, la especialista en cáncer del Centro de Prevención y Tratamiento Oncológico, María José Ibarra, dijo que entre los factores de riesgo se encuentra ser mujer ya que de cada 100 casos 99 se dan en ellas, otro es la edad, ya que a mayor edad más riesgo de cáncer de mama, así como la obesidad, la falta de ejercicio y la herencia.

"Los cambios de cultura, como incorporar dietas altas en grasa, hábitos como el tabaco y consumo de alcohol, y obesidad son factores que influyen en el cáncer de mama en la región centroamericana. El principal reto es la educación y concientizar a las personas", manifestó Ibarra.

Pese a todas estas recomendaciones, al igual que otros tipos de tumores, el origen del cáncer de mama es multifactorial, lo que quiere decir, no se puede identificar una causa o razón única que desencadene su aparición y desarrollo posterior.

Según la oncóloga, el autoexamen es una técnica sencilla que debe realizarse mensualmente para detectar cambios en la forma o textura de las mamas, sin embargo, la revisión con un médico siempre será necesario, por lo que no debe verse como una herramienta de prevención.

"El autoexamen es importante para que las mujeres tengan más conciencia de su salud y conozcan mejor su cuerpo, pero no debe ser enfocada como instrumento de prevención", puntualizó Ibarra.

Octubre es el Mes Internacional contra el Cáncer de Mama, lo que para las expertas es un espacio vital para que las mujeres piensen en ellas y sus mamas, además, de rendir tributo a todas aquellas que son un ejemplo para la sociedad en su lucha contra esta enfermedad.

Más noticias

0 Comentarios