¿Qué tipo de mamá eres tú?

¿Qué tipo de mamá eres tú? ¿Qué tipo de mamá eres tú?

¿Qué tipo de mamá eres tú?

El Día de las Madres es una fecha ideal para preguntarnos qué tan bien ejercemos este rol y en qué estereotipo encajamos.

La palabra madre o mamá engloba una enorme responsabilidad. No contamos con un manual de instrucciones para saber si lo estamos estamos haciendo bien o mal con la crianza de nuestros hijos. Nuestros pequeños tampoco lo traen.

En algún momento, nos hemos sentido perdidas, indecisas o culpables cuando los regañamos y hasta nos hemos encontrado al borde de un ataque de nervios ante situaciones comprometedoras.

Cada una es madre a su manera y, obviamente, encajamos en algún estereotipo. Aquí te ofrecemos diez, ¿te identificas con alguno de ellos?

Mamá controladora: Está obsesionada por el control y se agota ella y agota a los demás. Trata de solucionarlo todo, con lo que el hijo o la hija se sienten perdidos cuando empiezan a tener que tomar sus propias decisiones. Su manera de manifestar su amor es mediante la sobreprotección.

Mamá perfeccionista: La perfección es una trampa. Las madres quieren lo mejor para sus hijos pero ese afán, cuando es excesivo, puede conducir al fracaso o la decepción. ¿Es necesario que los hijos sean perfectos, que lo hagan todo bien?

Mamá cómplice: Es la que quiere ser la mejor amiga de sus hijos. Es posible que se termine transformando en el detective de sus vidas, de sus estilos, de sus amigos, de sus costumbres.

Mamá exigente: Enseñar a los hijos es una tarea difícil, pero a veces las madres son demasiado exigentes con ellos. ¿Sabes equilibrar la exigencia con el apoyo? Poner límites y estimular a tu hijo es una tarea muy importante.

Mamá pata: Son generosas, amorosas y cuidadosas por naturaleza. La entrega de las madres es total, y comparten lo más valioso que tienen, su tiempo, con ellos.

Mamá cocinera: Pasan todo el tiempo en la cocina y hacen lo imposible por consentir los gustos gastronómicos de cada uno de sus hijos.

Mamá ejecutiva: La incorporación de las mujeres al mercado laboral ha supuesto que se conviertan en madres trabajadoras, capaces de compaginar las actividades laborales con entretener, educar y criar a nuestros hijos.

Mamá coqueta: Les encanta estar arregladas, cuidar su figura asistiendo al gimnasio e ir siempre a la última moda.

Mamá dialogante y gritona: Existen los dos extremos. Aquellas a las que les encanta hablar y viven dando consejos, pues consideran que el diálogo es vital para que exista una buena relación familiar, suelen ser las encargadas de fomentar la comunicación con sus hijos para averiguar sus preocupaciones y ayudarles. Las opuestas son las gritonas, que a punta de vociferar intentan resolver cualquier situación enmbarazosa con sus hijos. El grito es su ley.

Mamá de todo un poco: Hay más de un tipo en cada mamá, casi todas son protectoras, cariñosas, trabajadoras, cocineras, aventureras, coquetas, exigentes cuidadosas, pero por encima de todo aman a su hijos. No en balde la célebre frase: ¡Madre solo hay una!

Más noticias

0 Comentarios