Urgente Fallecen al menos tres personas tras accidente de tren en New Jersey

¿Por qué llora mi niño y no quiere ir a la escuela?

Conoce qué puedes hacer si tu niño llora y no quiere ir a la escuela, ya que es un problema más común de lo que pensamos.

¿Por qué llora mi niño y no quiere ir a la escuela? ¿Por qué llora mi niño y no quiere ir a la escuela?

¿Por qué llora mi niño y no quiere ir a la escuela?

El primer día de escuela es algo difícil para cualquier niño, por lo que no es nada raro ver llanto y reticencia de los menores para quedarse en el colegio al inicio de curso, especialmente en los grados de kínder y preprimaria.

Sin embargo, para algunos padres y niños la experiencia de angustia del primer día de clases se puede repetir una y otra vez a lo largo del año escolar. Niños que lloran desconsolados al dejarlos en la puerta del colegio y que se rehúsan a ir a clases mientras sus madres se quedan con el alma en un hilo por ver llorar a sus pequeños.

De acuerdo a la Psicóloga Infantil Sandra Nava, es muy común que esto suceda en niños entre los 3 y 5 años de edad, en especial cuando se trata del primer hijo en un matrimonio.

“Es muy común que los niños que van al colegio experimenten angustia en un inicio, no todos manejan las emociones de igual manera, pero pueden manifestarlo por medio de llanto y ese deseo de no ir a la escuela. Esto sucede sobre todo con los primeros hijos de un matrimonio, ya que en su caso todo es nuevo para los padres y para los niños y de manera inconsciente la angustia de los padres es transmitida a los pequeños”, comenta la psicóloga.

De acuerdo a Nava, el tiempo promedio que un niño presenta estos problemas de angustia por la separación de sus padres al ir al colegio es de 7 a 15 días.

“Los niños se adaptan muy fácilmente a su entorno, y eso les va dando seguridad, con lo que se eliminan las angustias y el deseo de no ir a la escuela”, afirma Nava.

Sin embargo, la especialista asegura que hay cosas que se pueden hacer incluso antes de que su niño vaya a la escuela para evitar ese sentimiento de angustia, por ejemplo:

Y aunque sea un paso difícil para los padres de familia, a menudo más que para los niños, Sandra asegura que el sentimiento de angustia y el llanto normalmente dura los primeros 10 a 15 minutos en el día del niño en la escuela, ya que después de un tiempo se adecuan a su entorno y terminan por integrarse normalmente.

Sin embargo, si su niño insistentemente no quiere ir al colegio después de un tiempo razonable, la especialista recomienda que hable con la profesora para conocer como es la interacción de su niño con los compañeros, si socializa, si juega o comparte, ya que de eso dependerá también en gran medida su desarrollo dentro de la escuela.

Pero sobre todo, Nava asegura que “un padre relajado, tendrá hijos relajados”, porque finalmente nuestros hijos son en gran medida nuestro espejo.

Más noticias

0 Comentarios