La vida en el archipiélago noruego de Svalbard

El clima es extremadamente frío, sin embargo, el archipiélago de Svalbard, bajo soberanía noruega, recibe visitantes del mundo entero.

Longyearbyen en el archipiélago de Svalbard, última ciudad noruega antes del Polo Norte, donde los conductores deben cuidarse de los osos polares.

En invierno es noche cerrada durante 4 meses. Y la temperatura baja hasta 40 grados bajo cero.

Sin embargo, hay 2,000 personas instaladas en la ciudad. Gente de 31 nacionalidades, y entre ellas, una centena de tailandeses.

“En invierno hace mucho, mucho frío. Tan frío que debo usar tres o cuatro capas de ropa”, dice Walaiporn Johnsen, habitante tailandesa de Longyearbyen.

Walaiporn vino hace 3 años tras casarse con un noruego. Cocina platos tailandeses en uno de los restaurantes de la ciudad. Y Noruega obliga, por supuesto también prepara ballena saltada.

Otros son refugiados, como Kazem, un iraní que vive aquí desde hace 7 años. Noruega rechazó su pedido de asilo, así que quedó literalmente arrinconado en el archipiélago, donde las reglas de inmigración son diferentes.

Hoy tiene papeles suizos en regla, pero prefiere quedarse en su cocina.

“Tengo mucho aquí. Tengo mi negocio, mi casa y tengo otro trabajo”, comenta Kazem Ariaiwand, habitante iraní de Longyearbyen.

Svalbard forma parte de Noruega pero tiene reglas especiales como para la inmigración.

No se necesita oferta de empleo o visa para instalarse. Simplemente hay que encontrar un techo y ser financieramente autónomo.

Eso sí, el Estado no ofrece protección social. Pero los impuestos son muy bajos.

“Si habla con la gente verá que en su mayoría vinieron por una temporada, pero pasan veinte años y aún están aquí. Es muy fácil caer rendido ante la seducción de la simplicidad, la naturaleza extrema, y la belleza de la naturaleza”, argumenta Tor Punsvik, Tor Punsvik, consejero ambiental del gobernador de Svalbard.

Naturaleza que resulta peligrosa para el hombre. Accidentes, suicidios, osos polares: cada año, la ciudad registra uno o dos muertes violentas.

Más noticias

0 Comentarios