El veneno de la abeja es una medicina en Gaza

En Gaza todavía se practica la apiterapia, una antigua ciencia para tratar mediante el veneno de abeja.

En Gaza todavía se practica la apiterapia, una antigua ciencia para tratar mediante el veneno de abeja males tan variados como la artritis o fuertes toses. Pero incluso las abejas han sufrido la última guerra contra Israel, en la que sus campos quedaron devastados.Sujeta con unas pinzas, es una abeja enfadada la que se aplica contra la piel de un adolescente en esta clínica de la ciudad de Gaza. Forzosamente el insecto pica y el veneno se propaga.El dolor es intenso pero no importa, forma parte de una terapia.

"Desde que soy niño tengo una tos severa. Me han tratado en el extranjero, en Egipto, pero no mejora. Entonces vine al centro Abu Ibrahim y ahora ya no toso nada, sólo un poquito de vez en cuando", dice Mohammed Abu Hajrr, 17 años, paciente.

La apiterapia ya era conocida entre los egipcios y los antiguos griegos para tratar reumatismos o artritis. En esta clínica el practicante no es médico sino ingeniero agrícola. Hace 25 años que abrió la clínica y los pacientes son cada vez más numerosos.

"Estos últimos tiempos el número de pacientes aumentó, han oído hablar de la clínica en los medios. Pero también se debe al estado de sitio, hay menos medicamentos. Y además el tratamiento da resultados”, comenta Rateeb Samour, Ingeniero agrícola.

Pero en Gaza las abejas podrían convertirse también en un producto escaso. Durante la última guerra los israelíes destruyeron vastas parcelas de tierra cultivada, incluidos los campos en los que libaban las abejas.

Así que los apicultores de Gaza han desplazado sus colmenas lo más cerca posible de la frontera israelí y sus flores.

Aunque tampoco esto está exento de riesgos.

"Como los israelíes ponen pesticidas en los árboles cuando nuestras abejas van de su lado mueren después de volver. Es una gran pérdida” argumenta Abdel Rahman Wahdan, apicultor.

La casa de Abdel Rahman y sus colmenas fueron bombardeadas hace menos de 1 año. Y sin embargo eligió reconstruir 1ro las colmenas, ya que en Gaza la miel, el polen o la jalea real también se utilizan como medicamentos.

Más noticias

0 Comentarios