¿Está usted alerta mientras que está poniendo gasolina?

Personas con celular en mano, audífonos en los oídos, y con las ventanas de sus carros abiertas son algunas de las víctimas de los robos

Parece una situación segura en una transitada estación de gasolina localizada en la Avenida South Dakota en el noreste de Washington. Pero allí, sí pasan cosas.“Abrí la puerta y me acerque para tratar de cogerlo, pero él salió corriendo”, dijo Michelle Coleman, una víctima de robo.

En plena luz de medio día a Coleman le robaron sus pertenencias mientras que ponía gasolina en su vehículo.

“Cuando yo traté de cogerlo, él tenía la mano apuntándome y yo asumí que era una arma. Pudo haber sido una pistola de agua, pero la estaba apuntando hacia mí y yo solo podía pensar en mi bebé”, dijo Coleman.Su niño de siete meses, permanecía callado en el asiento de atrás.Coleman perdió unos $300 dólares, un bolso nuevo, y algunas tarjetas de regalo, pero ella dice que le quitaron más que sus pertenecías, le quitaron la confianza.El mismo día se registró otro robo minutos más tarde y apena a unas cuantas cuadras, en la gasolinera Hess. En ninguno de los dos, la policía tiene arrestos, ni sospechosos. Según las autoridades, los robos de carteras, billeteras y celulares no son nada raros.“Alguien llega, uno o dos jovencitos, se paran a lado de su carro y probablemente sin que la persona se dé cuenta, en la mayoría de casos, bien rápido se bajan del carro, abren la puerta del suyo, y toman su pertenencia de valor”, dijo el policía de Washington D.C, Andy Solberg.

Normalmente suceden en calles dónde hay varias gasolineras y un tránsito fluido, para así poderse salir con la suya--o más bien con lo suyo--y escaparse.

Y es que en realidad, ¿cuántas veces usted pone atención mientras que está echando gasolina?

“A veces, nos descuidamos un poco. A veces nosotros los varones somos los que dejamos las cosas así, el carro abierto. Las mujeres son mas precavidas en ese aspecto”, dijo Mauricio Alvarenga, conductor de Virginia.

Pero la realidad es que mujeres y hombres son víctimas de los inescrupulosos amigos de lo ajeno.

Según las autoridades estos robos son más comunes de lo que las personas se imaginan y van en aumento como una consecuencia más de la difícil economía. La policía dice que usted debe estar atento y sin distracciones mientras que está poniendo gasolina.

Más noticias

0 Comentarios