El turco que quiso asesinar al papa dejará la prisión el lunes

Tras pasar 30 años en prisión, Mehmet Alí Agca, el turco que intentó asesinar al papa Juan Pablo II en mayo 1981, dejará el lunes próximo la cárcel de Ankara con ambiciosos proyectos, entre los cuales rodar un filme y escribir un libro sobre su agitado pasado.

Tras pasar 30 años en prisión, Mehmet Alí Agca, el turco que intentó asesinar al papa Juan Pablo II en mayo 1981, dejará el lunes próximo la cárcel de Ankara con ambiciosos proyectos, entre los cuales rodar un filme y escribir un libro sobre su agitado pasado.Mehmet Alí Agca, 52 años, dejará la prisión de alta seguridad situada en los suburbios de Ankara, indicó uno de sus abogados, Haci Ali Ozhan.Agca quiere ir al Vaticano para meditar ante la tumba de Juan Pablo II, fallecido en 2005, y ver al papa Benedicto XVI, pero ninguna fecha ha sido acordada con el Estado pontifical, indicó Ozhan.El abogado destacó que su cliente se encuentra en "buen estado de salud, tanto física como mentalmente"."Tiene previsto casarse y se buscará una novia", agregó el abogado.Agca ha recibido ofertas tentadoras del mundo de la edición y del cine, las que estudiará una vez haya salido de la prisión.Tiene previsto quedarse unos días en la capital después de su liberación y luego "tomar vacaciones".Agca podría expresar algunas palabras de agradecimiento a la salida de la cárcel donde lo esperará una multitud de periodistas, pero aparte ésto, no ha previsto conferencia de prensa, debido a las demandas de cineastas y editores con los que está en conversaciones y que desean que guarde reservas, agregó el abodado.El jurista indicó que su cliente recibió más de 50 ofertas para libros, filmes y documentales, y que las negociaciones llegaban a su fin.Agca fue encarcelado en Turquía después de su extradición de Italia en 2000 por varios crímenes antes de la tentativa de asesinato de Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la plaza San Pedro de Roma.Lejos de convencer, sus contradictorias explicaciones sobre el atentado alimentaron numerosas teorías de complot. La pista de una participación de los servicios secretos búlgares y soviéticos fue evocada a menudo.Immediatemente después de ser detenido, Agca afirmó haber actuado solo. Pero la policía piensa que recibió ayuda exterior, sobre todo financiera.Anteriormente, el ex militante de extrema derecha fue declarado culpable del asesinato en Estambul en 1979 de un conocido periodista turco, Abdi Ipekci, y de dos asaltos cometidos en los años setenta.En 1983, Juan Pablo II fue a la prisión romana donde Agca estaba recluído y lo perdonó personalmente durante una entrevista privada, en un encuentro registrado por las cámaras.En 2000, Italia lo extraditó a Turquía, luego de una gracia presidencial.En 2007, Agca fue trasladado de Estambul a Ankara. En 2006 benefició de una liberación de ocho días debido a un error del cálculo de reducción de penas que le fueron aplicadas.Durante su estadía en prisión por casi tres décadas. Agca hizo declaracaciones sorprendentes, incluso descabelladas, que lo convirtieron en un sujeto de poco crédito, haciendo que muchos se interrogasen sobre el estado de sus facultades mentales.Entres otras, Agca afirmó ser el "Mesías esperado por los cristianos, los judíos y los musulmanes", dándoselas de loco como durante su proceso en Italia y declaró también querer tomar la nacionalidad polaca del papa que quiso matar.En una última misiva dada a conocer el miércoles, Agca llama a la fundación de un "nuevo imperio norteamericano" que debe convertirse en el centro de "la paz, la democracia y la libertad internacionales".

Más noticias

0 Comentarios