La Plena puertorriqueña contagia de ritmo a los hispanos