Los salvadoreños buscan a sus desaparecidos entre el lodo y las ruinas

Los equipos de socorro y numerosos voluntarios removían este lunes en El Salvador toneladas de lodo y escombros en busca de decenas de desaparecidos tras las fuertes lluvias que provocaron inundaciones y desprendimientos de tierra, matando a 136 personas.

Los equipos de socorro y numerosos voluntarios removían este lunes en El Salvador toneladas de lodo y escombros en busca de decenas de desaparecidos tras las fuertes lluvias que provocaron inundaciones y desprendimientos de tierra, matando a 136 personas.Las principales labores se centraban en el departamento de San Vicente, en el este, donde se enclava el municipio de Verapaz, a unos 70 km de la capital, el más afectado por tres días de lluvias causadas por una baja presión y el paso por la región del huracán Ida, que no impactó directamente El Salvador.Los cuerpos de socorro buscaban en el departamento a 72 desaparecidos, de ellos, 60 en Verapaz.Este lunes, la Asamblea Legislativa (Congreso), decretó por unanimidad el "estado de calamidad pública y desastre nacional", así como tres días de duelo por los estragos causados en el país por el huracán Ida.El presidente Mauricio Funes, que la noche del domingo se anticipó a decretar estado de emergencia nacional, recorrió la zona devastada y se acercó a Verapaz para constatar el estrago de las aguas que borraron del mapa los barrios de Las Mercedes y San Antonio."Esta vez el gobierno no va a dejar sola a la población", declaró Funes antes de anunciar que dedicará 150 millones de dólares para hacer frente a esta catástrofe, una de las peores que ha conocido el país en los últimos años, aunque para ello necesita la luz verde del Congreso."El problema aquí para localizar los cadáveres es remover este caudal de piedras y árboles", declaró a la AFP Carlos Ernesto Arce, de 27 años, un habitante de Verapaz, otrora un pueblo pintoresco de unos 6.800 habitantes y hoy inundado de lodo."La correntada se llevó la gente de las casas y revolcó cultivos", dice Javier Martínez, un campesino que observa la destrucción.El ciclón dejó 130 muertos y 13.680 damnificados, sque se encuentran en 118 albergues distribuidos por 7 departamentos del país, precisó el ministro de Gobernación, Humberto Centeno.El departamento con mayor cantidad de muertos es San Salvador con 63, San Vicente (40), el resto de víctimas las concentran La Paz, Cuscatlán y La Libertad, precisó el ministro.Las torrenciales lluvias también dañaron 1.835 viviendas, aunque 209 quedaron totalmente destruidas, al igual que 18 puentes.Las autoridades trataban asimismo de restablecer el tránsito de vehículos en los departamentos afectados.Las necesidades de ayuda son ingentes. El Programa Mundial de Alimentos alertó de que en los próximos días "alrededor de 10.000 personas necesitarán asistencia alimentaria urgente"."Este desastre ha comprometido la seguridad alimentaria de miles de personas para los próximos meses", alertó la organización.La ayuda internacional ha empezado a llegar. El gobierno de Guatemala fue uno de los primeros en enviar un equipo de rescate, así como comida fría y agua embotellada para los damnificados.Brasil ofreció una ayuda de 80.000 dólares.La Agencia Internacional para el Desarrollo (AID) de Estados Unidos donó 100.000 dólares que el gobierno utilizará para la compra de láminas y madera para construir viviendas temporales para las familias afectadas.Otros países como Cuba, Japón, España y Panamá, además de la Unión Europea y Naciones Unidas, han ofrecido también ayuda.Por su parte, los salvadoreños se han volcado con los damnificados y han entregado ropa y alimentos en el centro de acopio instalado en el ministerio de Gobernación, en el centro de la capital.Ida, debilitado ya a tormenta tropical, avanzaba por el Golfo de México con vientos máximos de 110 km/h y estaba acercándose a la costa estadounidense.

Más noticias

0 Comentarios