La reforma fiscal mantiene en pie de guerra a sectores económicos de Guatemala

La reforma fiscal que impulsa el gobierno de Guatemala para aumentar la tasa tributaria, una de las más bajas de Latinoamérica, enfrenta a empresarios y operadores de telefonía con alcaldes, sindicalistas y maestros, que el martes bloquearon carreteras para apoyar el proyecto.

La reforma fiscal que impulsa el gobierno de Guatemala para aumentar la tasa tributaria, una de las más bajas de Latinoamérica, enfrenta a empresarios y operadores de telefonía con alcaldes, sindicalistas y maestros, que el martes bloquearon carreteras para apoyar el proyecto.Los empresarios y telefónicas rechazan la reforma porque contempla elevar tres impuestos e imponer uno nuevo a la telefonía móvil, mientras que el magisterio y los alcaldes ven peligrar muchos proyectos, e incluso sus salarios, el próximo año si el Congreso no la aprueba.Cientos de maestros bloquearon carreteras e importantes arterias de la capital, mientras que unos 200 de los 333 alcaldes del país arribaron al Parlamento, en el centro de la capital, para presionar a los diputados para que aprueben dicha reforma.Los docentes bloquearon al menos ocho tramos carreteros, incluida la vía que conduce a México, así como el ingreso a la capital por la carretera del Caribe y la Panamericana (oeste), según informes de sus dirigentes y el intendente de la policía de tránsito de la municipalidad, Jorge de León. Asimismo, obstaculizan la pista del aeropuerto internacional Mundo Maya, ubicado en el departamento de Petén, unos 500 km al norte del país.El magisterio apoya la reforma fiscal, ya que si no es aprobada por los diputados en el Congreso, el presupuesto de 1.485 millones de dólares para educación para el próximo año sufriría una fuerte reducción, precisó el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Educación, Joviel Acevedo.Acevedo aseguró que si el Congreso no aprueba la reforma no podrán iniciar el ciclo escolar 2010 en enero como está previsto y unos cuatro millones de estudiantes públicos se verán afectados.Entretanto, el ministro de Finanzas, Juan Alberto Fuentes, precisó el lunes a diputados durante una interpelación que, de fracasar la reforma, se podrían perder 14.000 empleos en el Estado. Precisó que 10.000 maestros serían cesados, así como 2.000 salubristas y 2.000 agentes de la policía.El director de la Cámara de la Industria, Javier Zepeda, criticó los bloqueos, tras advertir sobre el "efecto nefasto" que tendrán para la economía, toda vez que "se generan pérdidas por descomposición de productos perecederos y por contratos que no pueden cumplirse".El gobierno de Guatemala impulsa desde el 24 de noviembre una reforma fiscal para incrementar la tasa tributaria, que actualmente representa menos del 10% del PIB, una de las más bajas de continente, lo que permitiría aumentar la recaudación en unos 375 millones de dólares anuales.Sin embargo, el sector empresarial propone como alternativa combatir el contrabando y hacer que tribute el sector informal para aumentar la recaudación.El proyecto prevé una subida del 1 al 2% del Impuesto de Solidaridad, que se aplica a las ventas brutas o los activos netos de las empresas, y elevar del 5 al 6% el impuesto sobre la renta a profesionales, al comercio y otros contribuyentes que reportan ventas superiores a 7.225 dólares anuales.Asimismo, busca ampliar del 3 al 6% la tarifa del impuesto de timbres fiscales, y que el costo del papel especial para protocolos sea de 10 quetzales (1,2 dólares) en vez del actual 1 quetzal (0,12 dólares).Además, crea un impuesto a la telefonía móvil de 1,8 centavos de dólar por cada minuto de tráfico telefónico.

Más noticias

0 Comentarios