El rechazado y romántico Pepe Lepew

El ser rechazado, discriminado, ignorado es algo que marca a las personas y deja grandes heridas y resentimientos dentro de sus vidas.

El ser rechazado, discriminado, ignorado es algo que marca a las personas y deja grandes heridas y resentimientos dentro de sus vidas. Tratemos de que esto no suceda con las p personas que tenemos a nuestro alrededor. Pues si todos somos hijos de Dios, ante los ojos del Creador somos iguales y por lo tanto el nos da a todos la misma dosis de su amor.

Y si alguna vez somos o hemos sido rechazados e ignorados, pongamos esa persona en oración para que algún día no sea también humillada o rechazada. Hay que levantarnos cuando esas fuerzas negativas toquen nuestros corazones y cubrirnos con la protección del Espíritu Santo. Una persona que se sienta rechazada puede vencer ese sentimiento con la Sangre y las llagas de Cristo.

Recordemos que el mismo Jesús fue rechazado aun por sus mismos amigos cercanos, pero Él, lejos de desanimarse por el rechazo que recibía cumplió a cabalidad el mandato de su Padre del cielo.

En San Juan 1: 11-12 dice: “A lo suyo vino, y los suyos no lo recibieron. Mas a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de dios”.

Si por un momento reflexionamos en el rechazo que Jesús tuvo entre las personas de aquellos tiempos siendo Hijo de Dios ¿Cuánto mas nosotros seremos rechazados muchas veces? Es por eso que cuando a mi oficina me llega una persona que se siente rechazada con gran cariño le doy la historia de Pepito Lepew el zorrillo.

Recordemos que uno de los dibujos mas populares de Hollywood era el Romántico Pepe Lepew. Siempre andaba enamorado de alguien, pero siempre era rechazado por lo mal que olía. Sin embargo, esto no lo detenía. El seguía enamorándose y seguía siendo rechazado. Por esa razón los aficionados al cine lo querían y admiraban tanto. Pepe Lepew nunca renuncio ni a las personas ni al amor. Pepe refleja lindamente y con respeto la imagen de Jesús. Jesús nunca renuncio ni a las personas, ni al amor. El siguió amando, sin importarle cuantas veces fuera rechazado.

Es por eso que cada uno de nosotros hasta sin darnos cuenta hemos experimentado el rechazo de Pepe Lepew. Nunca pares de tratar de agradar a Dios, aunque este te traiga rechazo entre tus amigos, te aseguro que por cada rechazo de alguien, Dios te añadirá una bendición a tu vida. Recuerda siempre a mi amigo Pepe Lepew

Más noticias

0 Comentarios