Los presuntos restos de Caravaggio, exhumados para aclarar su misteriosa muerte

Los presuntos restos de Caravaggio fueron extraídos el lunes de un osario de la pequeña capilla del cementerio de Porto Ercole (centro de Italia), para determinar el misterio de la muerte del pintor italiano, hace 400 años, y darle una sepultura digna de su genio.

Los presuntos restos de Caravaggio fueron extraídos el lunes de un osario de la pequeña capilla del cementerio de Porto Ercole (centro de Italia), para determinar el misterio de la muerte del pintor italiano, hace 400 años, y darle una sepultura digna de su genio.El lunes por la tarde, ante la prensa, los científicos enviados por las cuatro universidades italianas que participan del proyecto abrieron el osario y exhumaron importantes cantidades de osamenta que pusieron en cajones de aluminio. Las cajas fueron luego cargadas sobre vehículos para ser transportadas a Ravena en donde se encuentra el departamento de antropología de la Universidad de Bolonia. Los investigadores deberán identificar los restos de unas 200 personas para confrontarlos luego con los de los descendientes del artista. El objetivo final de esta operación es el de dar a Michelangelo Merisi, Caravaggio (1571-1610), una "justa sepultura". El proyecto es coordinado por el profesor de antropología Giorgio Grupponi, de la Universidad de Bolonia, que trabajó, entre otras cosas, en la reconstrucción del rostro del escritor Dante Alighieri. Tras revolucionar la historia del arte, Caravaggio murió aparentemente de paludismo en la región de la Toscana, en la zona de Maremma, en aquella época lugar de pantanos.Fue enterrado en el pequeño cementerio de Porto Ercole de donde los cuerpos fueron exhumados en 1956 para ser nuevamente enterrados en la cripta de la iglesia. Célebre por el claroscuro de sus pinturas como los lienzos de "Baco", "Los discípulos de Emaús" o "El sacrificio de Isaac", Caravaggio fue descrito en el teatro, el cine y la literatura como uno de los pintores más atormentados de la historia.Criticado en su época por su estilo muy expresionista, fue objeto de numerosas polémicas por sus pinturas religiosas invadidas por reinterpretaciones teológicas. La Galería Borghese de Roma expone hasta el 24 de enero sus obras junto a las del británico Francis Bacon.

Más noticias

0 Comentarios