El presidente serbio, juzgado por abrir una botella de champán en un estadio

El presidente serbio, Boris Tadic, se declaró culpable de haber descorchado una botella de champán en el estadio de Belgrado para celebrar la clasificación de su país para el Mundial-2010 y aseguró que no sabía que estaba prohibido, anunció la agencia Beta este martes.

El presidente serbio, Boris Tadic, se declaró culpable de haber descorchado una botella de champán en el estadio de Belgrado para celebrar la clasificación de su país para el Mundial-2010 y aseguró que no sabía que estaba prohibido, anunció la agencia Beta este martes."No sabía que el consumo de alcohol, aunque sólo fuera para levantar mi copa, estuviera prohibido", declaró Tadic ante el tribunal municipal de Belgrado. "Asumo la responsibilidad y creo que, como cualquier ciudadano, tengo que pagar una multa".Una ley llamada 'antihooligan', cuyo objetivo es reprimir la violencia durante los eventos deportivos, prohíbe la venta y el consumo de alcohol en los estadios durante los partidos y 90 minutos después.Varios responsables políticos y deportivos serbios comparecieron este martes ante el juez por la misma razón, tras la denuncia de la policía que les acusaba de descorchar una botella de champán para celebrar la victoria contra Rumanía que clasificó a Serbia para el Mundial-2010, el pasado 10 de octubre.

Más noticias

0 Comentarios