El presidente checo firma el Tratado de Lisboa de la UE

El presidente checo Vaclav Klaus, conocido por su euroescepticismo, firmó este martes en Praga el Tratado de Lisboa después de meses de bloqueo, con lo que el nuevo documento, que intenta mejorar el funcionamiento de la Unión Europea, podrá entrar rápidamente en vigor.

El presidente checo Vaclav Klaus, conocido por su euroescepticismo, firmó este martes en Praga el Tratado de Lisboa después de meses de bloqueo, con lo que el nuevo documento, que intenta mejorar el funcionamiento de la Unión Europea, podrá entrar rápidamente en vigor.Con la firma de Klaus, el texto queda ratificado por los 27 Estados miembros de la UE, condición indispensable para su entrada en vigor.Horas antes de la firma del presidente, el Tribunal Constitucional checo dictaminó que el Tratado es conforme con la ley fundamental del país."Anuncio que firmé el Tratado de Lisboa hoy a las 15 horas", afirmó Klaus en una rueda de prensa retransmitida en directo por la televisión pública checa a las 15 locales (14H00 GMT)."Contaba con esta decisión de la Corte Constitucional y la respeto, aunque la desapruebo fundamentalmente", afirmó el muy euroescéptico jefe del Estado checo."Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, la República Checa deja de ser un Estado soberano", insistió.El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, saludó desde Washington una firma que levanta "el último obstáculo" a la entrada en vigor del tratado.El primer ministro británico, Gordon Brown, saludó una "etapa importante e histórica" para la UE.Klaus era el único dirigente de los 27 países de la UE que aún no había firmado el Tratado, cuyo objetivo es mejorar el funcionamiento de las instituciones del bloque.Tras haber conseguido el viernes en Bruselas la derogación de la Carta Europea de Derechos Fundamentales que reclamaba, Klaus se había comprometido a firmar el Tratado si el Tribunal Constitucional daba luz verde.Como las ya acordadas a Gran Bretaña y Polonia, esta derogación concierne la Carta de Derechos Fundamentales, un documento que figura como anexo del tratado.Según Klaus, la derogación obtenida por República Checa impedirá cualquier tipo de restitución de los bienes de los alemanes de los Sudetes confiscados tras la Segunda Guerra Mundial."El Tratado de Lisboa, en su conjunto, no está en contradicción con el orden constitucional checo" declaró en Brno (este) el presidente del máximo tribunal del país centroeuropeo, Pavel Rychetsky.Al mismo tiempo, Rychetsky denunció lo que a su entender fue un intento de transformar la Corte Constitucional checa en "lugar de polémica incesante" por parte de un grupo de senadores checos euroescépticos, responsables de este segundo recurso contra el Tratado de Lisboa.Según los textos oficiales, la entrada en vigor del Tratado de Lisboa está prevista "el primer día del mes que sigue la presentación (en Roma) de los instrumentos de ratificación del Estado firmante que procede en último lugar a esta formalidad", es decir el 1 de diciembre en este caso.El presidente francés Nicolas Sarkozy había declarado el viernes en Bruselas que el Tratado de Lisboa entraría en vigor "sin duda" el 1 de diciembre.

Más noticias

0 Comentarios