Un millar de personas protestan en playa de Rio contra visita de Ahmadinejad

Unas mil personas se concentraron en la mañana de este domingo frente a la turística playa de Ipanema en Rio de Janeiro, para protestar contra la visita que el lunes realizará a Brasil el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad.

Unas mil personas se concentraron en la mañana de este domingo frente a la turística playa de Ipanema en Rio de Janeiro, para protestar contra la visita que el lunes realizará a Brasil el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad.Bajo la consigna "¿Brasil: qué invitado es ese?", agrupaciones judías, contra el racismo, por los derechos de los homosexuales, evangélicos, umbandistas (culto afrobrasileño) y ambientalistas, se dieron cita vestidos de blanco para repudiar la llegada del mandatario iraní."Brasil es diversidad, es la paz y la tolerancia, y la convivencia entre los pueblos. La venida de Ahmadinejad es el contrario de lo que es Brasil", dijo a la AFP Erlix Esteves, de 40 años, integrante del grupo Am Israel.Esteves indicó que la protesta no es contra el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva, quien recibirá a Ahmadinejad en Brasilia, sino una muestra de "preocupación" por la "aproximación" de Brasil a un "Estado que no respeta el estado de derecho democrático"."Quien niega el holocausto niega la esclavitud en Brasil", rezaba la pancarta que abría la caminata.Ahmadinejad ha negado en varias ocasiones el Holocausto, la matanza de millones de judíos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial."Quiero saber cuántos parientes vivos él (Ahmadinejad) tiene. Yo no tengo a nadie. ¿Si no hubo Holocausto adónde están los míos?", se preguntó ante el público presente un sobreviviente de aquellos episodios antes de iniciar la marcha.Carteles más pequeños portaban mensajes como "Homofobia", "Autoritarismo", "Negación del Estado de Israel", "Terrorismo es cobardía", "Paz" o "Censura". Uno señalaba: "Señor presidente (Lula): racismo es un crimen. Explíqueselo al invitado".Los manifestantes portaban tarjetas rojas y hacían gestos de expulsión al sonido de un silbato, como en un partido de fútbol.Algunas decenas de globos con inscripciones como "Libertad" o "Derechos humanos" serían lanzados al aire desde una suerte de jaula al término de la marcha pacífica, aproximadamente a un kilómetro del punto de partida.Ya el sábado, un avión publicitario paseó por encima de la ciudad una pancarta en repudio a la visita del mandatario iraní a Brasil. Se prevén nuevas muestras de rechazo el lunes en Brasilia, cuando Ahmadinejad se encuentre con Lula.Esta será la primera visita de un presidente iraní a Brasil, y el tercer encuentro de Ahmadinejad con Lula, quien a su vez visitará Teherán en el primer semestre de 2010.

Más noticias

0 Comentarios