Un atún rojo, en peligro de extinción, fue vendido a precio de oro en Tokio

Un atún rojo fue vendido por la suma increíble de 176.000 dólares el martes en el mercado de pescado de Tokio, en momentos que las presiones internacionales se acentúan para limitar la pesca de esta especie en peligro.

Un atún rojo fue vendido por la suma increíble de 176.000 dólares el martes en el mercado de pescado de Tokio, en momentos que las presiones internacionales se acentúan para limitar la pesca de esta especie en peligro.Este magnífico ejemplar de 232 kg, capturado frente a Aomori, al norte de la gran isla japonesa de Honshu -zona reputada por la calidad de sus atunes- fue subastando por 16,28 millones de yenes (unos 175.850 dólares), anunció un responsable del mercado de Tsukiji.Se trata del segundo atún más caro de la historia del Japón, después del récord de 20 millones de yenes (unos 216.000 dólares) alcanzado en 2001.Los compradores son los propietarios de restaurantes de sushis con sede en Japón y en Hong Kong que ya había establecido la más alta subasta el año pasado.Esta subasta se produce en momentos que la organización internacional encargada de administrar la pesca del atún rojo, la CICTA, decidió en noviembre reducir el monto total de capturas para 2010 en un 40% en el océano Atlántico y en el mar Mediterráneo para salvar esta especie en peligro.El atún subastado el martes no entra en esta categoría, pues fue capturado frente al archipiélago. Pero Japón, principal consumidor mundial de este pescado, importa lo esencial de sus necesidades y compra él solo 80% del atún capturado en el Mediterráneo.Tokio temía una moratoria total de la pesca del atún rojo en el Atlántico y en el Mediterráneo y se comprometió a respetar las nuevas cuotas."El atún es precioso, está en el centro de la cultura culinaria japonesa", declaró Keiichi Suzuki, presidente del mercado de Tsukiji donde unos 2.280 atunes fueron subastados el martes.El mercado de Tsukiji es una de las curiosidades de Tokio, si bien las autoridades han fijado algunas restricciones de las visitas para evitar que los profesionales sean molestados por los turistas.

Más noticias

0 Comentarios