Sobreviviente de la masacre de Pulse, en limbo migratorio