Cómo obtener verdadera ayuda con las deudas, y no sólo promesas

Consumer Action advierte sobre compañías que cobran, incluso por adelantado, por servicios de asistencia de deudas e hipotecas que en muchas ocasiones son gratis.

En estos tiempos de dificultad económica, resultan tentadoras las ofertas que prometen ayudar a los deudores con problemas de tarjetas de crédito o debito e incluso con problemas hipotecarios, pero varios grupos de consumidores se encuentran alertando al público sobre servicios que no sólo no ayudan con las deudas, sino que pueden empeorar su situación.

Consumer Action, Consumer Federation of America, Consumers Union, y el National Consumer Law Center se han unido para dar a conocer a las personas las los engaños en cuanto a asistencia de deudas e hipotecas, para que puedan obtener verdadera ayuda.

De acuerdo a Consumer Action, las reglas federales para las empresas de servicios de asistencia en deudas e hipotecas estipulan que las empresas ahora deben dar a los consumidores una explicación clara de cómo funcionan sus servicios, antes de que los contraten. Asimismo, prohíben prácticas abusivas como pedir dinero por adelantado.

Sin embargo, las reglas aplican para los servicios de asistencia que involucran el telemercadeo, por lo que las ventas en línea y de persona a persona no entran en las normas, mientras que no se haga el uso del teléfono; salvo en el caso de los servicios de ayuda hipotecaria, donde no se pueden pedir anticipos sea como sea que se contrate el servicio, informa Consumer Action. “No todas las compañías siguen las reglas, por lo que es importante que los consumidores estén alertas al momento de querer contratar los servicios de asistencia para hipotecas”, comenta Susan Grant, directora de Consumer Protection.

“Los consumidores quizá no se den cuenta que los programas de acuerdos de deudas no hacen que los cobradores dejen de molestarlo. Para un verdadero desahogo, los consumidores deben empezar por contactar a sus acreedores directamente para intentar arreglar pagos reducidos, reducir las tasas de intereses y que se condonen los cobros por atraso”, comenta Ruth Susswein de Consumer Action.

De acuerdo a Suzanne Martindale, abogada de Consumers Union, el hecho de que un programa de alivio de deudas le pida dinero por adelantado es ya un signo de peligro, al igual que si les recomiendan dejar de hablar con sus acreedores, ya que eso incrementa el peligro de ser turnado a cobradores, dañar su crédito, e incluso ser demandado por sus deudas.

El grupo de consumidores afirma que han otras opciones para manejar sus deudas, como servicios de consejería de crédito gratuitos y consejeros gubernamentales certificados que pueden ayudarle.

“Los consumidores deberían preocuparse su alguien les dice que tiene un sistema especial o un truco para lidiar con las deudas. Ya que lo que hacen es cobrar por ayuda que se encuentra disponible gratis por parte de grupos de asistencia”, afirma Andrew Pizor, abogado de National Consumer Law Centerl.

También puede encontrar ayuda para sus deudas en agencias de protección al consumidor a nivel local o estatal que pueden darle información sobre las leyes de su estado aplicables a su caso y consejos sobre lo que deben de hacer.

Para conocer consejos en inglés o español sobre el alivio a sus deudas ingrese aquí.

Más noticias

0 Comentarios