El presidente de la Reserva Federal de N.York lanza un mensaje de optimismo para P.Rico

El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, lanzó hoy un mensaje de optimismo sobre el futuro de la economía de Puerto Rico, cuyo nuevo Gobierno tiene a partir de enero el reto de poner en orden las finanzas públicas bajo la presión de una descomunal deuda.

El presidente de la Reserva Federal de N.York lanza un mensaje de optimismo para P.Rico El presidente de la Reserva Federal de N.York lanza un mensaje de optimismo para P.Rico

El presidente de la Reserva Federal de N.York lanza un mensaje de optimismo para P.Rico

El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, lanzó hoy un mensaje de optimismo sobre el futuro de la economía de Puerto Rico, cuyo nuevo Gobierno tiene a partir de enero el reto de poner en orden las finanzas públicas bajo la presión de una descomunal deuda.

Dudley pronunció en San Juan la conferencia "Oportunidades de crecimiento económico para Puerto Rico" invitado por la Cámara de Comercio, tras la que aseguró que la isla ha encarado la senda de la recuperación después de sufrir durante una década una profunda depresión.

El funcionario estadounidense sostuvo que el próximo Ejecutivo encabezado por Ricardo Rosselló, que se impuso en las elecciones del pasado día 8, puede tomar como ejemplo ciudades estadounidenses que sufrieron en el pasado graves problemas en sus finanzas públicas pero que salieron con éxito adelante.

Citó, en concreto, el caso de Nueva York, que a mediados de la década de los setenta del pasado siglo se enfrentó a una grave crisis fiscal que casi provoca el impago de su deuda.

Los problemas de Nueva York en los años setenta, como un elevado gasto público, caída en el nivel de ingresos y la utilización de deuda para pagar gastos operacionales, son, precisamente, los que encara actualmente Puerto Rico, con una deuda que supera los 60.000 millones de dólares que provocó que el Congreso de EE.UU. aprobara una ley que establece una junta de supervisión sobre el Ejecutivo local.

Dudley, a pesar de su optimismo, dejó claro que la recuperación económica de Puerto Rico "llevará tiempo" y que se trata de una tarea en la que tiene que participar intensamente además la comunidad empresarial local.

"En Nueva York el sector empresarial contribuyó con su ayuda a la recuperación", dijo Dudley, que en los últimos 2 años ha viajado varias veces a Puerto Rico.

Dudley fue positivo también sobre la posibilidad de que Puerto Rico pueda acceder de nuevo a financiarse a través de los mercados internacionales de deuda, de los que está apartado actualmente por los impagos a sus acreedores en los que ha incurrido desde finales de 2015.

"Creo que Puerto Rico tendrá acceso a los mercados de deuda cuando se implemente el plan fiscal que exige la ley Promesa", destacó el funcionario sobre la llamada Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico, la cual prevé una Junta de Supervisión Fiscal que se sitúa por encima del Ejecutivo local.

La Junta exigió un plan fiscal al Gobierno saliente de Alejandro García que tras su presentación fue rechazado al exigir una serie de medidas de austeridad presupuestaria que no reflejaba.

Dudley recomendó al Gobierno como medidas que contribuyan para salir de la crisis facilitar un ambiente favorable para la creación y establecimiento de empresas en la isla y contar con un sistema energético moderno, muy diferente al actual en manos de la estatal Autoridad de la Energía Eléctrica en pleno proceso de reestructuración.

Dijo que no es muy entendible además que el costo de la electricidad en Puerto Rico sea el doble que en Estados Unidos, lo que es también aplicable a las empresas.

Dudley subrayó que otra medida que es importante es que los trabajadores puertorriqueños tengan la preparación adecuada para integrarse en un mercado laboral cada vez más exigente.

También hizo referencia a la reducción del salario mínimo para los jóvenes que incluye la Ley Promesa, lo que según señaló puede ser positivo para las personas que se inician en la vida laboral.

El pasado 30 de junio, el presidente de EE.UU., Barack Obama, firmó para convertir en ley el proyecto conocido por su acrónimo de "Promesa" en el que el Congreso federal trabajó meses para rescatar a la isla, sin liquidez para pagar la deuda.

La ley da un margen de unos meses al Gobierno local para reestructurar su deuda sin que los acreedores puedan demandarlo -hasta mediados de febrero- y a cambio establece la imposición de una junta federal de control fiscal que supervisa la actividad gubernamental y las finanzas.

Más noticias

0 Comentarios