Una enmienda que prevé elecciones directas en Brasil ante la crisis entra en la agenda

La Cámara baja evaluará el próximo martes una enmienda constitucional que prevé las elecciones directas para presidente de Brasil en caso de que el cargo quede vacante, tras un acuerdo alcanzado hoy, en medio del escándalo de corrupción que puso contra las cuerdas al Gobierno de Michel Temer.

Una enmienda que prevé elecciones directas en Brasil ante la crisis entra en la agenda Una enmienda que prevé elecciones directas en Brasil ante la crisis entra en la agenda

Una enmienda que prevé elecciones directas en Brasil ante la crisis entra en la agenda

La Cámara baja evaluará el próximo martes una enmienda constitucional que prevé las elecciones directas para presidente de Brasil en caso de que el cargo quede vacante, tras un acuerdo alcanzado hoy, en medio del escándalo de corrupción que puso contra las cuerdas al Gobierno de Michel Temer.

Los integrantes de la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados acordaron incluir el proyecto de enmienda en la agenda del martes tras las fracasadas presiones de la oposición para que fuera votada este mismo jueves, informó el organismo legislativo en su página en internet.

El presidente de la comisión, Rodrigo Pacheco, alegó que la votación sería inviable hoy por falta de quórum y por la crispación política entre legisladores que piden la renuncia inmediata del jefe de Estado y los que defienden su permanencia.

De acuerdo con la Constitución, en caso de que Temer renuncie al cargo o de que sea destituido por el Congreso o por la Justicia, su sucesor será escogido en una elección indirecta por los miembros del Parlamento.

La Carta Magna prevé que cuando falten menos de dos años para el fin del mandato de un Presidente (el de Temer se extiende hasta el 1 de enero de 2019), la elección del nuevo jefe de Estado tiene que ser hecha en una sesión conjunta de los diputados y los senadores 30 días después de que el cargo quede vacante.

La oposición defendía desde hacía varias semanas una enmienda para que el Congreso pueda convocar a elecciones directas en caso de que la Presidencia quede vacante y la iniciativa ganó impulso este jueves, hasta el punto de entrar en la pauta de votaciones, con el escándalo que salpicó directamente a Temer.

La denuncia de que el mandatario intentó obstruir la Justicia en el caso del escándalo de corrupción de la petrolera Petrobras llevó a la oposición brasileña, y hasta a algunos legisladores oficialistas, a exigir la renuncia inmediata de Temer.

El escándalo que acorrala al gobernante estalló el miércoles con la divulgación de que Temer habría sido grabado por un empresario que colabora en investigaciones sobre corrupción en momentos en que avalaba sobornar a un exdiputado preso a cambio de su silencio.

El objeto del supuesto soborno sería Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara Baja, promotor del juicio político que condujo el año pasado a la destitución de Dilma Rousseff y llevó a Temer al poder, y ya condenado por su responsabilidad en los desvíos de Petrobras.

"Primero, exigimos la renuncia inmediata del presidente Temer", y luego "pedimos que se apruebe una enmienda constitucional que nos permita convocar unas elecciones directas ya", declaró el diputado Carlos Zarattini, jefe del grupo del PT en la Cámara Baja.

El diputado Esperidao Amin, del oficialista Partido Progresista y ponente de la enmienda en cuestión, dijo que la iniciativa no busca generar una nueva crisis sino, por el contrario, "prevenir crisis".

La denuncia contra Temer puede llevar a la Corte Suprema a abrirle una investigación penal, lo que le costaría el mandato.

El cargo de Temer también depende de un proceso que tramita en la justicia electoral, en el cual se intenta determinar si la campaña de la fórmula que integró junto a Rousseff para las elecciones de 2014 fue financiada con dinero originado en la red de corrupción que operó en la estatal Petrobras.

El mandato del jefe de Estado también está amenazado por las peticiones ya hechas por algunos parlamentarios para que el Congreso le abra un juicio de destitución a Temer, similar al que terminó con el desalojo de Rousseff en agosto pasado.

Para estos cuatro posibles casos que pueden dejar la presidencia vacante -renuncia, proceso penal en la Corte Suprema, sanción del Tribunal Electoral o destitución en el Congreso-, la única salida posible prevista actualmente por la Constitución es la elección indirecta del jefe de Estado.

Más noticias

0 Comentarios