Refugiados en Nauru no quieren ser reubicados en EE.UU. con Trump

Algunos de los refugiados retenidos en el centro que Australia tiene en Nauru, en el Pacífico, no quieren ser transferidos a Estados Unidos bajo la administración de Donald Trump, informaron hoy medios locales.

Refugiados en Nauru no quieren ser reubicados en EE.UU. con Trump Refugiados en Nauru no quieren ser reubicados en EE.UU. con Trump

Refugiados en Nauru no quieren ser reubicados en EE.UU. con Trump

Algunos de los refugiados retenidos en el centro que Australia tiene en Nauru, en el Pacífico, no quieren ser transferidos a Estados Unidos bajo la administración de Donald Trump, informaron hoy medios locales.

Unos 900 refugiados han expresado a las autoridades australianas su interés en acogerse al plan que Australia y EEUU acordaron a principios de mes para reubicar en este segundo país a los refugiados internados en Nauru a los que se concede asilo político.

Pero varios de ellos, en especial hombres musulmanes, aseguraron a un equipo de la televisión Sky News no tener interés en ir a EEUU y que en este caso prefieren quedarse en Nauru.

"El presidente electo, Donald Trump, no quiere musulmanes en su país como inmigrantes", dijo a la televisión Aziz Khan, de la minoría musulmana rohingya, perseguida en Birmania.

Las autoridades de Nauru han expresado su preocupación por un posible brote de violencia y actos de autolesión entre los solicitantes de asilo cuando empiece a implementarse el acuerdo.

Hasta el 31 de octubre había 872 inmigrantes en el centro de la isla Manus, en Papúa Nueva Guinea, y 390 en Nauru, entre ellos hombres, mujeres y niños de países en conflicto como Irak, Siria o Somalia.

Australia negocia con Nauru un visado de 20 años en el país del Pacífico para aquellas personas que no sean aceptadas por Estados Unidos o decidan no acogerse a la oferta.

Australia utiliza desde 2012 los centros de Manus y Nauru para tramitar las solicitudes de asilo de inmigrantes interceptados en alta mar en barcos irregulares que tratan de llegar a sus costas, pero en el caso de aceptarlas los reubica en terceros países.

A mediados de 2013, Australia aprobó una ley por la cual los solicitantes de asilo y refugiados no serán reubicados en su territorio y en la actualidad considera radicalizar la medida al intentar prohibirles la entrada de por vida.

En 2014, Australia firmó un acuerdo con Camboya para reubicar a estos refugiados en el país asiático durante cuatro años a cambio 40 millones de dólares (37,7 millones de euros).

A la propuesta se apuntaron cinco de los inmigrantes recluidos en Nauru pero cuatro de ellos regresaron a su país de origen poco después.

Más noticias

0 Comentarios