Protesta frente al Parlamento australiano por el trato a los "sin papeles"

Decenas de activistas se concentraron hoy frente al Parlamento de Australia para protestar contra la polémica política contra la inmigración ilegal y exigir el cierre de centros de detención que el país tiene en el Pacífico.

Protesta frente al Parlamento australiano por el trato a los "sin papeles" Protesta frente al Parlamento australiano por el trato a los "sin papeles"

Protesta frente al Parlamento australiano por el trato a los "sin papeles"

Decenas de activistas se concentraron hoy frente al Parlamento de Australia para protestar contra la polémica política contra la inmigración ilegal y exigir el cierre de centros de detención que el país tiene en el Pacífico.

La protesta, organizada por el grupo Alianza de Ciudadanos y Activistas Informantes (WACA, en inglés), fue la segunda en dos días para denunciar la política gubernamental de rechazar en alta mar a barcos de "sin papeles" y devolverlos a sus puertos de origen.

Los manifestantes también clamaron contra los centros en la isla papuana de Manus y en Nauru que Australia utiliza desde 2012 para tramitar las solicitudes de asilo de inmigrantes interceptados en alta mar que intentan llegar ilegalmente a sus costas.

La ONU y grupos de defensa de los derechos humanos han criticado reiteradamente estos centros de detención y califican como "inhumanas" las precarias condiciones de vida con las que viven los internos.

Dos de los manifestantes escalaron la fachada del Parlamento en la que colgaron una pancarta con el lema "Cerrad ahora los malditos campos".

Otros tiñeron de rojo el agua de una fuente en alusión a las muertes de inmigrantes que intentan llegar a Australia ilegalmente por mar mientras sostenían carteles que reclamaban "Justicia para los refugiados".

En otra protesta varios manifestantes interrumpieran ayer durante 40 minutos el debate en el Parlamento tras pegarse con pegamento a una de las barandas de la galería.

"El Parlamento australiano es cómplice de los asesinatos, violaciones, torturas y abusos infantiles de los refugiados", dijo la portavoz de WACA, Kat Moore, a la agencia AAP.

"Es un estado de emergencia y una crisis humanitaria", agregó la activista.

En 2013, Australia aprobó una ley para mantener fuera de su territorio a los indocumentados a los que reconoce la condición de refugiados y reubicarlos en terceros países, medida que estudia radicalizar con la prohibición a la entrada en el país de por vida.

Australia firmó un convenio con Camboya para reubicar a los refugiados y anunció otro a mediados de noviembre con Estados Unidos para que el país norteamericano acoja a aquellos que se encuentran en los centros del Pacífico.

Muchos de estos inmigrantes han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas, como las minorías rohinyá de Birmania, o Bidún, de la región del Golfo.

Más noticias

0 Comentarios