Macri le pone un 8 de nota a su primer año como presidente

Mauricio Macri, que el próximo 10 de diciembre cumplirá un año como presidente de Argentina, dijo en una entrevista que "para esta etapa" se pondría un 8 de nota, y aunque consideró que "siempre se puede mejorar", remarcó que se pudo evitar "la quinta crisis terminal de los últimos 50 años".

Macri le pone un 8 de nota a su primer año como presidente Macri le pone un 8 de nota a su primer año como presidente

Macri le pone un 8 de nota a su primer año como presidente

Mauricio Macri, que el próximo 10 de diciembre cumplirá un año como presidente de Argentina, dijo en una entrevista que "para esta etapa" se pondría un 8 de nota, y aunque consideró que "siempre se puede mejorar", remarcó que se pudo evitar "la quinta crisis terminal de los últimos 50 años".

"¿Querés ponerle matemáticas? ¿Cuánto vale haber evitado la quinta crisis terminal de los últimos cincuenta años? ¿Cuánto vale, en la calificación, haber bajado la tensión en la Argentina?", se preguntó el jefe de Estado en una charla con periodistas de varios diarios del interior del país publicada hoy.

A su juicio, hoy se convive mejor y la gente "está más tranquila", pero también hay foros "de todo tipo, todo el mundo se expresa", y se escucha y dialoga "con todos", mientras que la prensa se expresa "con absoluta libertad".

"El mundo nos abre las puertas, nos visita, nos invita a participar. La verdad es que son muchas cosas. Yo me pondría, para esta etapa, una buena nota. Yo pondría un 8", agregó el mandatario, para quien "la lucha contra la inflación" -que hoy está "a un promedio de 1,5 % mensual"- ha sido "tal vez el mayor éxito" que ha tenido su gestión.

"Todavía está lejos de donde debemos llegar, que es a una inflación de un dígito anual, pero ha sido un salto de escalón positivo", reconoció.

Por otro lado, asumió que los aumentos dictados en las tarifas de servicios públicos como la electricidad y el gas, que han sido fuertemente cuestionados por la oposición, los sindicatos, la Justicia y la sociedad en su conjunto, pudieron haberse "instrumentado mejor".

"Vamos a necesitar una década para volver a tener nuestra propia energía, porque durante una década le hicimos creer a la gente que la energía no valía nada y que valía regalarla (...). Es algo que yo predico con el ejemplo desde hace muchos años, porque creo en el valor de la austeridad", consideró Macri.

"Consumir más no nos acerca a la felicidad. Ahí estoy alineado más que nunca con el Papa: el dinero no es el camino de la felicidad", subrayó.

Preguntado por en qué áreas se centra la autocrítica del Gobierno, el mandatario argumentó que "siempre se puede mejorar" y que desde su Ejecutivo están mejorando "todos los días", porque está formado "por gente capaz, con buena madera, honesta y con las mejores intenciones".

En el ámbito económico, Macri afirmó que "brotes verdes hubo", pero en promedio "no terminan de poner en marcha el país" como se necesita, algo que reiteró va a suceder el año próximo, ya que se generaron las condiciones para que la inversión "se multiplique y la economía se ponga en marcha definitivamente" luego de cinco años "que la economía no crece".

"Si en algo nos equivocamos fue en no tomar dimensión del nivel de destrucción que había hecho el gobierno anterior", aseveró sobre la gestión de su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

El presidente dijo estar "contento, en líneas generales", con "el crecimiento" que ha tenido su equipo, motivo por el que no ha planteado "ningún cambio trascendente" entre sus ministros.

Asimismo, personalmente afirmó sentir "en el cuerpo" el ejercicio del poder.

"No es lo mismo ser empresario, ser presidente de un club de fútbol, por más que sea uno de los más populares del mundo, ni ser alcalde de una de las ciudades más importantes del mundo, que ser Presidente. Hay una curva de aprendizaje", matizó.

"Pero la verdad es que hace un mes, un mes y medio, que siento que, al menos en esta primera etapa, tomé dimensión de la tarea y me siento tranquilo y cada vez más convencido de que estamos en el camino correcto", agregó.

Consultado por si deja la puerta abierta a un nuevo mandato, aseguró que piensa que va a tener que llevar "esta responsabilidad más adelante".

"Pero no es lo que en este momento me desvela. Ni se me ocurre pensar siquiera en la elección de 2017. Mi día se debate en solucionar conflictos, en remover trabas, sobre todo eso: remover trabas para que los argentinos se puedan desarrollar", concluyó.

Más noticias

0 Comentarios