Escasa prevención del delito provoca hacinamiento en las cárceles de Costa Rica

El Estado de Costa Rica carece de una política criminológica integral para la prevención del delito, lo que ha derivado en una sobrepoblación y hacinamiento en los centros penitenciarios, según un estudio divulgado hoy por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura.

Escasa prevención del delito provoca hacinamiento en las cárceles de Costa Rica Escasa prevención del delito provoca hacinamiento en las cárceles de Costa Rica

Escasa prevención del delito provoca hacinamiento en las cárceles de Costa Rica

El Estado de Costa Rica carece de una política criminológica integral para la prevención del delito, lo que ha derivado en una sobrepoblación y hacinamiento en los centros penitenciarios, según un estudio divulgado hoy por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura.

Tras una serie de inspecciones realizadas por el Mecanismo durante 2016, los expertos concluyeron que Costa Rica necesita más recursos para la construcción y remodelación de infraestructura tanto en las cárceles como de las oficinas de personal encargado.

"A nivel de Estado, Costa Rica adolece la falta de una política criminológica integral para prevenir el delito. El actual problema de sobrepoblación y hacinamiento que se ve cada día es porque estamos encarcelando a mucha población y no estamos previniendo el delito", expresó a Efe director del mecanismo, Róger Víquez.

Datos oficiales indican que actualmente en Costa Rica hay cerca de 13.077 personas presas, pero las cárceles solo tienen capacidad para 9.130, es decir, existe un 42 % de hacinamiento, mientras que en 2015 los encarcelados eran 13.167 personas para un hacinamiento del 44 %.

Según Víquez, cada vez más jóvenes entre los 18 y 24 años, así como menores de edad, cometen delitos, mientras que el Estado costarricense no toma medidas a largo plazo para disminuir esta tendencia.

"El presupuesto y la política integral son los principales desafíos. Se está perdiendo la lucha con la juventud de este país, hay una educación pública deficiente, servicios públicos deficientes, y una tasa altísima de desempleo, que tiene que ver con toda la situación. Estos jóvenes son carnadas fáciles para la delincuencia y el Estado ha sido omiso", expresó Víquez.

La sobrepoblación y hacinamiento son un problema que incide de forma directa con los objetivos del sistema de reclusión, que no permite mantener los centros seguros, ordenados y garantizar el principio de reinserción de la población privada de libertad, detalla el estudio.

Otra conclusión señala que el Estado no ha dotado de un adecuado presupuesto al Ministerio de Justicia y Paz para contratación de personal y capacitación, lo que tiene como consecuencia un recargo de funciones y un riesgo en la seguridad de los centros penitenciarios.

Para el Mecanismo, que forma parte de la Defensoría de los Habitantes, el objetivo de una sentencia es reinsertar a las personas a la sociedad, con talleres, cursos, educación, por lo tanto la falta de presupuesto dificulta el acceso a aulas, capacitación para policías y mala infraestructura.

"El perfil que está ingresando en el sistema penitenciario es muy peligroso, las cárceles se están volviendo más peligrosas, pero las cárceles no son peligrosas por sí mismas, sino que es lo que la sociedad está dando, es en la sociedad en donde está la peligrosidad", manifestó Víquez.

Entre algunas aspectos positivos el mecanismo destacó la incorporación de cámaras de vigilancia, el registro de personas en un expediente digital único y la construcción de algunas delegaciones.

En total se inspeccionaron 7 centros de detención del sistema penitenciario -que tiene un total de 14- 24 delegaciones de la Fuerza Pública, 11 delegaciones del Organismo de Investigación Judicial, tres centros de policía municipal y el Centro de Aprehensión Temporal para Extranjeros en Condición Irregular, sobre el cual recomendó un nuevo edificio.

Más noticias

0 Comentarios