Demócratas y republicanos redoblan apuestas en la partida decisiva de Nevada

Los Ángeles, 18 oct (EFEUSA).- Medio mundo mirará a Las Vegas este miércoles cuando Hillary Clinton y Donald Trump se enfrenten en el último debate presidencial, pero más allá del simbolismo de esa cita, demócratas y republicanos redoblan sus apuestas en Nevada, un estado que apunta a ser clave en el resultado de las elecciones.

Demócratas y republicanos redoblan apuestas en la partida decisiva de Nevada Demócratas y republicanos redoblan apuestas en la partida decisiva de Nevada

Demócratas y republicanos redoblan apuestas en la partida decisiva de Nevada

Los Ángeles, 18 oct (EFEUSA).- Medio mundo mirará a Las Vegas este miércoles cuando Hillary Clinton y Donald Trump se enfrenten en el último debate presidencial, pero más allá del simbolismo de esa cita, demócratas y republicanos redoblan sus apuestas en Nevada, un estado que apunta a ser clave en el resultado de las elecciones.

Con una de las batallas políticas más reñidas, según los últimos sondeos, el "estado del juego" decidirá el rumbo de 6 votos electorales (se necesitan 270 para obtener la victoria presidencial) y también escogerá al sustituto del senador demócrata Harry Reid, un asiento que podría influir en qué partido obtiene la mayoría en la Cámara Alta.

La cadena CNN publicó el lunes un sondeo que otorgaba con el 46 % una ajustada victoria a la candidata demócrata Hillary Clinton sobre su oponente republicano Donald Trump, que obtuvo el respaldo del 44 % de los encuestados.

Con todo por decidir a poco más de veinte días de las elecciones, ambos partidos se han volcado en Nevada y en las últimas dos semanas las caravanas de Clinton y su candidato a vicepresidente, el senador Tim Kaine, así como la comitiva de Trump han celebrado actos para reforzar sus campañas en el "estado plateado".

"Nevada no es un voto fiable para demócratas o republicanos y las elecciones presidenciales tienden a ser muy apretadas en el estado", explicó a Efe Eric Herzik, catedrático del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Nevada en Reno.

Herzik subrayó, además, que Nevada actúa como espejo y un "muy buen indicador" de la tendencia general del país, ya que desde 1912 y con la excepción de 1976, quien gana en este estado obtiene la victoria presidencial.

Territorio codiciado y también significativo en estas elecciones, Nevada presenta características demográficas que pueden resultar fundamentales en el resultado final, como la importante presencia de población latina que podría decantar la balanza en un sentido u otro.

Según las estimaciones del censo estadounidense en 2015, el 28,1 % de la población en Nevada es hispana, un dato superior al porcentaje de latinos en todo el país (17,6 %).

A priori, el notable peso de los hispanos es un motivo de esperanza para Clinton, que según el sondeo de CNN domina con holgura este apartado frente a Trump con un 54 % de apoyos de los votantes latinos registrados frente al 33 % que optan por el polémico magnate.

Sin embargo, la exsecretaria de Estado tiene motivos para preocuparse, ya que se quedaría muy lejos de los resultados de Barack Obama en 2008 y 2012, cuando el ahora presidente consiguió más del 70 % del respaldo hispano en Nevada.

Trump, por su parte, podría encontrar cierto impulso en los votantes con bajo nivel de formación. En Nevada el 22,5 % de sus habitantes tienen un título universitario, un dato menor al 29,3 % de media del resto del país.

La encuesta de CNN pronostica una diferencia de 25 puntos a favor del republicano frente a Clinton entre los ciudadanos con una menor educación en Nevada.

"Aquí no ganas si no tienes el voto latino", resumió a Efe de manera contundente Reynaldo Benítez, el director para medios hispanos del partido demócrata en Nevada.

Benítez subrayó que la reforma migratoria, una de las propuestas estrella de Clinton, es uno de los temas más importantes para los latinos nevadenses y ensalzó la importancia de que los demócratas recuperen el control del Senado para que los republicanos no puedan plantear un bloqueo legislativo.

En este sentido, Nevada elegirá a un senador entre el republicano Joe Heck y la demócrata Catherine Cortez Masto, exfiscal general del estado que aspira a conservar para los demócratas el escaño que durante tres décadas ha ocupado Harry Reid y que, de lograr la victoria, se convertiría en la primera senadora latina.

CNN proyectó que el 52 % de los votantes apoya a Cortez Masto frente al 45 % que apuestan por Heck.

Nevada ha sido el escenario de una intensa campaña impulsada por los hermanos Koch, que han invertido sumas millonarias para que los republicanos consigan ese puesto en el Senado.

"Los demócratas necesitan mantener Nevada para ampliar sus opciones de retomar el control del Senado. Por otro lado, los republicanos no sólo necesitan ganar Nevada sino que también les gustaría 'la dulce venganza' de sustituir a Harry Reid por un republicano", argumentó Eric Herzik, quien planteó además que en el estado preocupan la economía, el desempleo y la migración.

Veterano de guerra y legislador republicano de un distrito de Nevada en la Cámara de Representantes, Heck ha encontrado problemas en los últimos días para retirar su apoyo a Trump sin dañar su propia campaña, tras la revelación de un vídeo de 2005 en el que el aspirante a la Casa Blanca se jacta de tener un comportamiento sexual agresivo hacia las mujeres.

"'Realmente quiero' apoyar a Trump pero no puedo", señaló Heck en un evento a puerta cerrada, cuya grabación se filtró el lunes a los medios, y en el que aseguró también que el magnate "debe darse cuenta" de que no va a ganar apelando sólo al "20-30 % de la base republicana".

Más noticias

0 Comentarios