La policía colombiana atribuye el crimen del hijo de una activista a un "ajuste de cuentas"

El crimen del hijo de una activista asesinada en 2011 y familiar de la exsenadora Piedad Córdoba, ocurrido el fin de semana en el noroeste de Colombia, no tuvo relación con reclamos de tierras y se debió a un posible "ajuste de cuentas", señaló hoy la Policía.

El crimen del hijo de una activista asesinada en 2011 y familiar de la exsenadora Piedad Córdoba, ocurrido el fin de semana en el noroeste de Colombia, no tuvo relación con reclamos de tierras y se debió a un posible "ajuste de cuentas", señaló hoy la Policía.El director de la Policía colombiana, general Rodolfo Palomino, dijo a periodistas que en la muerte de Carlos Arturo Ospina Córdoba, de 22 años, ocurrida en Medellín (noroeste), "se ha podido establecer que no hay relación" con la reclamación de tierras por parte de campesinos afectados por la violencia."Hasta el momento, la hipótesis que toma mayor fuerza daría cuenta de un eventual 'ajuste' por deudas económicas no canceladas", señaló la Policía en un comunicado.La Policía añadió que Ospina Córdoba "no figura como reclamante de tierras en las bases de datos oficiales" y que las indagaciones preliminares descartan que "su muerte se haya producido por labores propias de esta causa".Ospina era hijo de Ana Fabricia Córdoba, quien también fue asesinada en Medellín en 2011 por su actividad de reclamante de tierras en el departamento de Antioquia, un caso que estremeció al país, por tratarse, además, de la prima de la exsenadora Piedad Córdoba, líder del Movimientos izquierdista Marcha Patriótica.La Policía dispuso un equipo investigador en coordinación con la Fiscalía General para determinar las causas, móviles y autores del homicidio.Según las informaciones difundidas, dos hombres que se movilizaban en motocicleta llegaron la tarde del sábado al lugar donde trabajaba el joven lavando vehículos y lo mataron a tiros en Medellín, la capital de Antioquia.

Etiquetas

Más noticias

0 Comentarios