Una persona continúa desaparecida tras explosión de una planta química alemana

Una persona continúa desaparecida después de que ayer se registrara una violenta explosión en una de las mayores plantas químicas del mundo, la sede central del gigante BASF en Ludwigshafen, en el oeste de Alemania, en la que perdieron la vida dos efectivos de los bomberos de la factoría.

Una persona continúa desaparecida tras explosión de una planta química alemana Una persona continúa desaparecida tras explosión de una planta química alemana

Una persona continúa desaparecida tras explosión de una planta química alemana

Una persona continúa desaparecida después de que ayer se registrara una violenta explosión en una de las mayores plantas químicas del mundo, la sede central del gigante BASF en Ludwigshafen, en el oeste de Alemania, en la que perdieron la vida dos efectivos de los bomberos de la factoría.

"Partimos de la base de que la persona desaparecida se encuentra en la dársena", informó en una rueda de prensa el jefe de los bomberos de Ludwigshafen, Peter Friedrich, quien agregó que tan pronto como la situación deje de ser peligrosa para los equipos de rescate, los submarinistas iniciarán la búsqueda.

En tanto, Margaret Suckale, miembro del consejo directivo de BASF, señaló que la "prioridad primera" es hallar a la persona desaparecida -de la que dijo que no se trata de un efectivo de los bomberos- y prestar apoyo a los 17 heridos, ocho de ellos de gravedad, así como a los familiares de los dos fallecidos.

Seis de los heridos se encuentran en la unidad de cuidados intensivos y "los pronósticos no son muy buenos", lamentó el responsable municipal de los bomberos, Dieter Feid, quien agregó que el llamamiento a los vecinos de Ludwigshafen a mantener cerradas puertas y ventanas continúa vigente por razones de seguridad.

Respecto a la segunda persona que ayer todavía constaba como desaparecida, el responsable de la planta, Uwe Liebelt, señaló que finalmente pudo ser identificada como uno de los heridos trasladados al hospital.

Por otra parte, informó de que en estos momentos todavía se produce "una leve salida de líquido" de las tuberías de la factoría, del que dijo "probablemente se trata de etileno y/o propileno".

Al mismo tiempo subrayó que los sistemas de medición de la planta "siguen sin medir valores críticos" en términos de contaminación y garantizó que "se pueden descartar posibles vertidos al Rin".

El jefe de los bomberos de Ludwigshafen señaló, no obstante, que todavía se desconoce cuántas tuberías están afectadas y agregó que por el momento seguirán manteniendo los niveles de alerta establecidos.

El suceso tuvo lugar a las 11.20 hora local (09.30 GMT) en unas conducciones del puerto norte (al río Rin) de la factoría, por donde la planta se abastece de gas licuado.

La explosión se produjo durante unos trabajos en unas tuberías y resultó en un incendió que provocó una gran columna de humo negro.

Este accidente se produjo tres horas después de que tuviese lugar otro suceso en la planta de BASF en Lampertheim, a apenas 30 kilómetros de la sede central de Ludwigshafen, en la que se producen aditivos para plásticos.

En este incidente, en el que cuatro trabajadores resultaron heridos, dos de ellos graves, explotó un filtro, por motivos por el momento no aclarados, que, según la empresa, no ha supuesto la expulsión de químicos peligrosos a la atmósfera.

Más noticias

0 Comentarios