El culto a la orisa Yemanjá volvió a convocar a miles de uruguayos

Las torrenciales lluvias que golpean Uruguay desde hace varios días no impidieron hoy que miles de uruguayos acudieran a las playas y ríos del país a rendirle culto a la orisa Yemanjá, la divinidad del mar y la feminidad de la religión umbanda.

Una niña participa durante la festividad de veneración a la divinidad del mar y de la feminidad para la religión Umbanda, Yemanjá, en la playa Ramírez de Montevideo (Uruguay). EFE Galería
Un grupo de personas participa en la festividad de veneración a la divinidad del mar y de la feminidad para la religión Umbanda, Yemanjá, en la playa Ramírez de Montevideo (Uruguay). EFE Galería

Una niña participa durante la festividad de veneración a la divinidad del mar y de la feminidad para la religión Umbanda, Yemanjá, en la playa Ramírez de Montevideo (Uruguay). EFE

Las torrenciales lluvias que golpean Uruguay desde hace varios días no impidieron hoy que miles de uruguayos acudieran a las playas y ríos del país a rendirle culto a la orisa Yemanjá, la divinidad del mar y la feminidad de la religión umbanda.Como es tradición desde hace ya varios años, los fieles acudieron en masa al mar para cumplir con los ritos vinculados a la diosa, así como también algún curioso, aunque debido al clima poco propicio, menos que en ocasiones anteriores."Es un día muy especial, nada iba a impedir que acudiéramos a rendirle culto a Yemanjá. Y con curiosos o sin ellos, aquí íbamos a estar", indicó a Efe María Suárez, una de las miles de mujeres que acudió a la playa Ramírez de Montevideo a rendirle culto a la diosa.Las tradicionales ofrendas en forma de flores, bebidas, perfumes, y alimentos fueron presentadas a las aguas del Río de la Plata, mientras los sacerdotes y sus acólitos daban bendiciones y hacían limpiezas de espíritus a los asistentes.Asimismo, los fieles realizaron sus ofrendas en forma de velas prendidas ubicadas en innumerables agujeros realizados en las playas con la idea de que la marea se encargue de llevarlas a la diosa.Precisamente, para evitar la suciedad que cada año dejan estos festejos en las playas de todo Uruguay, varios paes y maes umbandistas recorrieron las costas y entregaron folletos a los asistentes para recomendarles ofrendas y comportamientos que no ensucien.Pese a que se notó un incremento respecto a otros años de ofrendas naturales, como flores o frutas, también abundaron las botellas de bebidas y otros objetos plásticos, que año tras año generan numerosas críticas entre la ciudadanía uruguaya."Entiendo que hay que limpiar y dejar todo lo mejor posible, pero también es inevitable que alguna ofrenda quede y no podemos no dejarlas, porque son precisamente ofrendas y son para que Yemanjá las lleve", razonó Suárez.

Más noticias

0 Comentarios