El principal sindicato de Túnez insta a sus miembros a prepararse para la lucha

La UGTT, principal organización sindical de Túnez, instó hoy a sus diferentes secciones a prepararse para una nueva etapa de lucha en defensa de los derechos de los trabajadores, en un momento en el que la conflictividad laboral ha crecido en todo el país.

El principal sindicato de Túnez insta a sus miembros a prepararse para la lucha El principal sindicato de Túnez insta a sus miembros a prepararse para la lucha

El principal sindicato de Túnez insta a sus miembros a prepararse para la lucha

La UGTT, principal organización sindical de Túnez, instó hoy a sus diferentes secciones a prepararse para una nueva etapa de lucha en defensa de los derechos de los trabajadores, en un momento en el que la conflictividad laboral ha crecido en todo el país.

En un comunicado difundido tras reunirse la comisión ejecutiva, la UGTT se pronunció de nuevo contra los planes económicos del gobierno, que incluyen recortes en los servicios públicos y despidos masivos en la administración.

Además, se prevén recortes y congelación de los sueldos de los funcionarios, medidas que ya han causado más de 1.500 huelgas y manifestaciones populares en todo el país a lo largo del presente año.

"El Gobierno no ha mostrado hasta la fecha ningún compromiso firme con la lucha contra la corrupción, el contrabando o la evasión de impuestos", subrayó la nota antes de responsabilizar al Ejecutivo de la crispación nacional.

El llamamiento se produce apenas cinco días después de que el gobierno que dirige el nuevo primer ministro, Yusuf Chaheed, presentara unos presupuestos generales para 2017 caracterizados por la austeridad y el endeudamiento internacional.

Según el extracto divulgado el pasado jueves por la agencia de noticias local TAP, el gobierno espera lograr 2.500 millones de euros en préstamos exteriores, el doble que el presente año, y fijar el déficit de 5,4 puntos de su Producto Interior Bruto (PIB).

La cifra supone casi el monto del dinero que han prometido el Banco Mundial y la Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de reformas económicas y financieras estructurales que implican recortes.

Considerado uno de los países con más corrupción del mundo, Túnez sufre una profunda crisis económica fruto de la compleja transición política y social que atraviesa desde el derrocamiento en 2011 de la dictadura y del auge del yihadismo local y regional, que ha hundido una de sus principales fuentes de riqueza: el turismo.

A lo largo de 2016 ha sido escenario de cerca de 1.500 huelgas y protestas populares contra el paro, la precariedad del empleo, los recortes sociales y la inflación que ha ampliado la brecha social y la pobreza.

Todo ello en un ambiente político y social en el que prevalece la conflictividad, la tensión y una incipiente desesperanza.

Más noticias

0 Comentarios