Netanyahu aplaza la votación de dos polémicas leyes por falta de apoyos

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pidió hoy la retirada del orden del día del Parlamento de dos polémicos proyectos de ley -uno para regularizar asentamientos judíos y otro para reducir el volumen en las mezquitas- ante la imposibilidad de alcanzar la mayoría parlamentaria.

Netanyahu aplaza la votación de dos polémicas leyes por falta de apoyos Netanyahu aplaza la votación de dos polémicas leyes por falta de apoyos

Netanyahu aplaza la votación de dos polémicas leyes por falta de apoyos

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pidió hoy la retirada del orden del día del Parlamento de dos polémicos proyectos de ley -uno para regularizar asentamientos judíos y otro para reducir el volumen en las mezquitas- ante la imposibilidad de alcanzar la mayoría parlamentaria.

Netanyahu tomó esa decisión durante una reunión del Consejo de Ministros después de que un partido de la coalición que gobierna Israel, el centroderechista Kulanu, advirtiera de que no participaría en la votación, informó el servicio de noticias Ynet.

Al ver que no contaba con suficientes apoyos, porque hay además varios diputados y ministros en el extranjero, Netanyahu pidió retirar los proyectos del orden del día y aplazar su votación hasta la semana que viene.

Se trata de dos polémicas legislaciones que afectan a las relaciones con los palestinos, la primera porque trata de regularizar medio centenar de colonias construidas en el territorio ocupado de Cisjordania sobre tierras de propiedad privada palestina que el propio Israel considera ilegales (para la comunidad internacional, todas las colonias lo son).

El proyecto intenta evitar la evacuación por orden judicial de una de ellas, Amoná, antes del próximo 25 de diciembre, lo que ha desencadenado la oposición de los círculos más derechistas.

El ministro israelí de Industria y líder del partido ultranacionalista Hogar Judío (de amplia implantación entre los colonos), Naftalí Benet, ha advertido de que si no se aprueba la ley por falta de apoyos entre los partidos de la coalición de gobierno, se considerará liberado de la disciplina de voto en proyectos de ley impulsados por otras formaciones.

La ley no convence a Kulanu por su retroactividad, que a su juicio pone en peligro el Estado de derecho, entre otras razones.

Ahora Netanyahu podría tener intención de someter el proyecto a votación el próximo lunes y buscar una solución pactada con los colonos.

El primer ministro advirtió ayer de que la intención de expropiar tierras privadas a palestinos en Cisjordania representa un serio problema para Israel que podría acabar llevando a los ministros ante el tribunal internacional de La Haya.

En una contundente respuesta hoy, Benet dijo que "no hay nada inmoral en expropiar tierras si se compensa a los propietarios", informó la Voz de Israel.

"El problema no es Amoná sino las otras miles de viviendas en circunstancias parecidas", indicó.

La ONG israelí "Shalom Ajshav" (Paz Ahora) advirtió de las graves consecuencias que tendría la ley, que considera "un robo mayor de tierras porque significará la expropiación no sólo de 8.000 dúnames (800 hectáreas) de tierra privada palestina" sino también de "la posibilidad de alcanzar la solución de dos estados".

También se pospuso la votación de la llamada "Ley del muecín", que cuenta con el apoyo personal de Netanyahu y quiere prohibir las llamadas al rezo de las mezquitas por altavoces entre la medianoche y las 07.00 horas.

La propuesta ha provocado nuevas tensiones entre la mayoría judía de Israel y la minoría musulmana, que la considera un intento de erradicar su identidad y costumbres.

Más noticias

0 Comentarios