Los padres de un policía secuestrado exigen noticias a las autoridades paraguayas

Los padres del policía Edelio Morínigo, secuestrado hace dos años y siete meses por la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), se desplazaron a Asunción para pedir información a la Policía Nacional sobre el estado de su hijo, el secuestro más largo realizado por ese grupo armado.

Los padres de un policía secuestrado exigen noticias a las autoridades paraguayas Los padres de un policía secuestrado exigen noticias a las autoridades paraguayas

Los padres de un policía secuestrado exigen noticias a las autoridades paraguayas

Los padres del policía Edelio Morínigo, secuestrado hace dos años y siete meses por la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), se desplazaron a Asunción para pedir información a la Policía Nacional sobre el estado de su hijo, el secuestro más largo realizado por ese grupo armado.

Obdulia Florenciano, madre de Morínigo, explicó a la prensa tras reunirse con responsables de la Policía, en la Comandancia, que la información de la autoridades es que su hijo sigue con vida, aunque se mostró escéptica.

"El informe que ellos (la Policía) manejan dice que saben que mi hijo está con vida, pero creo a medias lo que nos dicen porque no existe una prueba de vida y nada les garantiza que mi hijo está con vida y de todos los secuestrados es el único que no existe una sola prueba de vida", explicó Florenciano.

Destacó que la Policía se comprometió a informarles regularmente sobre los avances que se realicen en la zona norte del país, donde la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), un grupo mixto entre militares y policías, lucha contra el EPP.

"El acuerdo es que el propio comandante, como el subcomandante, exigirán más respuesta de los que están trabajando en el norte y así podremos tener más información del caso de mi hijo", dijo la madre del secuestrado.

Florenciano señaló que su hijo es "un prisionero de guerra" debido a su condición de policía, por lo que indicó que acudió a la Comandancia ante la falta de noticias porque su hijo "pertenece a esa institución".

"Mi hijo está desaparecido dos años y siete meses, y no podemos estar de brazos cruzados como padres, por eso vinimos hoy a la Comandancia con el objetivo de hablar con las autoridades porque realmente queremos saber qué información manejan de él y en qué gestión están las autoridades en el caso", añadió.

El secuestro de Morínigo es ya el más largo de los atribuidos al EPP, que tiene al suboficial en su poder desde julio de 2014, cuando le retuvo durante una partida de caza en el norte del país.

El EPP envió poco después un comunicado en el que propuso dejarlo libre a cambio de la liberación de varios de sus presos políticos, algo que rechazó el Gobierno.

La última imagen de Morínigo apareció en un video difundido en octubre de 2014 por el EPP, en el que se le veía junto a otro secuestrado, Arlan Fick, entonces de 17 años.

Fick fue liberado en diciembre de 2014 tras nueve meses de cautiverio, en el que era hasta entonces el secuestro más largo de los realizados por la guerrilla.

El EPP también tiene en su poder a los colonos menonitas Abraham Ferh, desde hace más de un año y por cuya liberación la guerrilla exigió el pago de medio millón de dólares, y a Franz Wiebe, de 17 años, secuestrado el pasado julio.

La guerrilla exigió a la familia de Wiebe a mediados de enero la entrega de víveres por valor de 150.000 dólares para dos comunidades campesinas.

La familia de Wiebe envío el pedido del EPP a las comunidades de Antebi Cue, en el departamento de Concepción, y en Guahory (centro), como las beneficiarías del reparto de alimentos, y desde finales de enero espera su liberación.

En la zona norte de Paraguay fue también secuestrado el pasado octubre el empresario ganadero Félix Urbieta, supuestamente en manos de un grupo escindido del EPP, según las autoridades.

El Gobierno paraguayo atribuye al EPP medio centenar de asesinatos y varios secuestros desde su fundación en 2008.

Más noticias

0 Comentarios