Los republicanos no logran pactar una estrategia común para negociar el techo deuda

Los republicanos no han logrado acordar una estrategia conjunta de cara a las inminentes negociaciones para elevar el tope de deuda, que el Tesoro ya ha advertido que se alcanzará a finales de febrero y volverá a amenazar con la suspensión de pagos en EE.UU.

El legislador republicano de Texas (EE.UU. Joe Barton. EFE/Archivo El legislador republicano de Texas (EE.UU. Joe Barton. EFE/Archivo

El legislador republicano de Texas (EE.UU. Joe Barton. EFE/Archivo

Los republicanos no han logrado acordar una estrategia conjunta de cara a las inminentes negociaciones para elevar el tope de deuda, que el Tesoro ya ha advertido que se alcanzará a finales de febrero y volverá a amenazar con la suspensión de pagos en EE.UU."Nadie quiere una suspensión de pagos. Pero mientras lo hacemos, debemos hacer algo sobre los trabajos y la economía, sobre los impulsores de nuestra deuda. Estamos hablando con nuestros miembros, y cuando tengamos una decisión, se la haremos saber", afirmó John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes.Boehner reconocía así que no se había conseguido una postura común después de varios días de conversaciones internas.Entre las propuestas figuraban la exigencia de aprobar el oleoducto Keystone, cambios en la reforma sanitaria o la modificación en el proceso de aprobación de presupuestos en el Congreso como condiciones para aprobar el nuevo tope de deuda.Esta semana, el secretario del Tesoro, Jack Lew, alertó que el "tiempo se está agotando" para negociar la elevación del límite de endeudamiento, que debe aprobar el Congreso, y urgió a los legisladores a no jugar con la credibilidad del país ante sus obligaciones de pago."No propongo una especie de proceso de tierra quemada, pero sí defiendo llegar a alguna reforma estructural de sentido común o reformas específicas en los programas de seguridad social", señaló el congresista Joe Barton al remarcar la necesidad de no cejar la presión sobre los demócratas.Sin embargo, parte de los republicanos en la Cámara de Representantes considera que los efectos negativos de la crisis de octubre pasado, que se saldó con el cierre parcial de la Administración federal durante 16 días y de la que los ciudadanos culparon mayoritariamente a los republicanos, aconseja un enfoque menos combativo.Así se expresó el legislador Raúl Labrador, quien sostuvo que como los demócratas van a rechazar "incluso la alternativa más razonable", los republicanos deberían aceptar la subida de la deuda sin condiciones y apuntar que son los demócratas los que "no han querido negociar".Los republicanos deben conseguir los 218 votos que garantizan la mayoría en la Cámara de Representantes, algo de lo que aún se encuentran lejos.Por su parte, los demócratas y la Casa Blanca han insistido en que no están dispuestas a negociar con la credibilidad crediticia de EE.UU."¿Por qué no evitamos una crisis esta vez? No podemos y no jugaremos con el crédito de nuestro país", insistió este martes Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en el Senado.La prórroga del tope de deuda de 16,7 billones de dólares hasta el 7 de febrero fue aprobada tras la crisis de octubre, y que tuvo como consecuencia que la popularidad del Congreso cayese a mínimos históricos.

Etiquetas

Más noticias

0 Comentarios