Los hispanos de Chicago podrían "perdonar" a Obama y darle otra oportunidad

Los votantes hispanos de Chicago podrían "perdonar" al presidente Barack Obama por no haber impulsado la reforma migratoria prometida hace cuatro años y darle una segunda oportunidad en las urnas el próximo martes.

Los votantes hispanos de Chicago podrían "perdonar" al presidente Barack Obama por no haber impulsado la reforma migratoria prometida hace cuatro años y darle una segunda oportunidad en las urnas el próximo martes.Así opina por ejemplo Artemio Arreola, director político de la Coalición de Illinois para los Inmigrantes y Refugiados, quien está implicado en campañas electorales que buscan atraer el voto no partidista de los hispanos en las elecciones del 6 de noviembre.Con unos 59.000 nuevos inmigrantes registrados en Chicago -la ciudad adoptiva de Obama- que se podrían sumar a los 120.000 ya existentes, los hispanos podían tener un impacto a nivel local en la elección, según explicó hoy a Efe Arreola."A los hispanos les importa la educación, la economía y la vivienda, pero no pueden tener acceso a ello sin la reforma migratoria," señalo Arreola, quien defendió que este colectivo se siente desilusionado con Obama por no haber impulsado una revisión completa de la política migratoria estadounidense.En cualquier caso, y "de acuerdo a lo que estamos escuchando en las calles", aunque "los votantes hispanos están un poco dolidos por lo de hace cuatro años", al mismo tiempo se mantienen "un poco alejados de los republicanos".En su opinión, es probable que los hispanos de la ciudad donde vivió el mandatario hasta que fue elegido presidente apliquen el dicho de "es mejor malo por conocido que peor por conocer".De la misma opinión es Gustavo Ríos, gerente general de la estación radial en español WCGO 1590 AM, quien indicó hoy a Efe que, según las discusiones que se escuchan en su emisora, "los hispanos quizás le den otra oportunidad este martes" al demócrata."Yo pienso que los hispanos todavía están apoyando a Obama," señalo Ríos. Sospecha además que este colectivo no conoce muy a fondo al contrincante republicano, Mitt Romney: "La gente no tiene mucha confianza y mucha fe en el otro candidato" resumió.Por el pulso que ha tomado de la gente que interviene en la emisora, está convencido de que los votantes hispanos temen que si no votan ahora por Obama, pueden "retroceder otros cuatro años" y tener que comenzar de nuevo a luchar por una reforma migratoria integral, que a lo mejor nunca llegue bajo el mandato de otro presidente.Ricardo Magaña un maestro jubilado del sistema de escuelas públicas de Chicago, salió a votar hoy temprano al centro electoral del Parque McKinley, en el barrio del mismo nombre.El hombre, de 67 años, explicó a Efe que votó por Obama porque a Romney "no se le conoce mucho entre los hispanos y además Romney nos quiere autodeportar", dijo en referencia a la polémica apuesta del republicano por una estrategia de desgaste para que los inmigrantes ilegales no consigan empleos y por voluntad propia decidan marcharse del país.Incluso, Magaña coincidió con Arreola y apuntó que "hay un dicho que dice es mejor mal por conocido, que peor por conocer".

Etiquetas

Más noticias

0 Comentarios