Ordenanza antiinmigrante afectaría a hogares de ancianos en Fremont, Nebraska

Representantes legales de seis hogares de ancianos en Fremont, Nebraska, enviaron una carta a las autoridades locales, difundida parcialmente hoy, expresando que más de 600 ancianos podrían verse afectados por una medida antiinmigrante.

Representantes legales de seis hogares de ancianos en Fremont, Nebraska, enviaron una carta a las autoridades locales, difundida parcialmente hoy, expresando que más de 600 ancianos podrían verse afectados por una medida antiinmigrante.Los hogares de ancianos en Fremont podrían verse obligados a verificar la situación inmigratoria de sus residentes, si no se modifica o se anula una ordenanza municipal que, para evitar la presencia de indocumentados en esa ciudad, requiere que quien alquile una "unidad de vivienda" demuestre que está legalmente en el país.La ordenanza 5165, aprobada por voto popular en junio de 2010, será sometida nuevamente a la decisión de los votantes en elecciones especiales el próximo martes 11 de febrero, para que los ciudadanos decidan si aceptan ciertos cambios en la implementación de esa ley y en su costo.Si los votantes no rechazan la ley o si no rechazan los artículos de la ordenanza relacionados con vivienda, los ancianos residentes en siete hogares de ancianos en Fremont e incluso aquellos residentes en centros de cuidados médicos deberán primero obtener un permiso emitido por la policía local para comprobar que están legalmente en Estados Unidos.De hecho, la ordenanza ya enumera algunas excepciones, incluyendo dormitorios universitarios, dormitorios en albergues para personas desamparadas o abusadas, y habitaciones de hoteles. Pero los hogares de ancianos no figuran en esa lista.En la carta, los representantes de los hogares de ancianos, quienes creen que las residencias de ancianos no deberían clasificarse entre las "unidades de vivienda" de la ordenanza 5165, afirman que esta tendrá "un impacto injusto sobre nuestros ancianos", ya que ellos ahora tendrían que obtener el "permiso para ocupar viviendas".El permiso cuesta 5 dólares, para cubrir el costo de verificación del cumplimiento de la ordenanza.No obstante, con cientos de ancianos ingresando en los hogares cada año y con otros cambiando con frecuencia de habitación y de instalaciones, según cambien sus necesidades personales o su situación de salud, esos permisos tendrían que gestionarse cada vez que ocurra una mudanza, ya que los permisos se emiten para una vivienda específica.Poco después de su aprobación e incluso antes de que entrase en vigor, varios grupos presentaron recursos judiciales en contra de la ordenanza 5165, aduciendo que se trataría de una medida que infringe las leyes federales vigentes.En su carta, los representantes de los hogares de ancianos indicaron que ellos también podrían llevar el caso ante la justicia. Anteriormente, la organización Fair Housing Center of Iowa and Nebraska, que ayuda a personas discriminadas a comprar o alquilar viviendas, había advertido que la ordenanza de Fremont no cumple con las reglas del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano federal (HUD), por lo que la ciudad podría perder millones de dólares en fondos federales.

Más noticias

0 Comentarios