Latina que interrumpió a Obama en celebración LGBT seguirá denunciando abusos

Tras haber saltado al primer plano de la opinión pública por interrumpir la pasada semana al presidente Barack Obama en una celebración para la comunidad LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) en la Casa Blanca, la activista hispana Jennicet Gutiérrez está decidida a continuar su lucha.

Tras haber saltado al primer plano de la opinión pública por interrumpir la pasada semana al presidente Barack Obama en una celebración para la comunidad LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) en la Casa Blanca, la activista hispana Jennicet Gutiérrez está decidida a continuar su lucha.Esta activista transgénero dijo que los inmigrantes transexuales enfrentan difíciles circunstancias, especialmente en los centros de detención de indocumentados."No se me hace justo que un sector de mi propia comunidad esté progresando y otros estén sufriendo", dijo a Efe la activista, al asegurar que en conversaciones con otras transexuales que han estado detenidas encuentra que "hay mucha mucho abuso y mucha violencia en contra de ellas por el hecho de ser transgénero e indocumentadas".Cinco días después de la interrupción a Obama, el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, anunció una nueva guía que permite que las personas transexuales puedan ser enviadas a centros de detención de acuerdo, no con su sexo, sino con su identidad de género.Al referirse a este memorando que regula las acciones de las autoridades de inmigración en relación con las personas transexuales, el director asistente de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), Thomas Homan, afirmó el compromiso de las autoridades de inmigración."El Memorando para el Cuidado de los Transgénero, reafirma el compromiso de ICE para ofrecer un entorno seguro y respetuoso para todos aquellos bajo nuestra custodia, incluidos los individuos que se identifican como transgénero", señaló Homan en un comunicado.Sin embargo, para la indocumentada, que llegó a Estados Unidos procedente de México a los 15 años, se trata solo "una victoria parcial"."No es la solución que yo le estaba pidiendo al presidente, que es que las dejen en libertad. No somos una amenaza para la nación: solamente queremos tener esta gran oportunidad que buscan todos los inmigrantes cuando vienen a este país", reclamó Gutiérrez, que hace tres años decidió hacer su transición de género.

Más noticias

0 Comentarios