Denuncian que Inmigración separó a padre que pide asilo de su hijo bebé

El padre llegó a Estados Unidos a solicitar asilo político y fue separado de su hijo de 1 año. El padre llegó a Estados Unidos a solicitar asilo político y fue separado de su hijo de 1 año.

El padre llegó a Estados Unidos a solicitar asilo político y fue separado de su hijo de 1 año. EFE

Un padre de familia centroamericano que llegó a Estados Unidos para solicitar asilo político fue separado de su hijo de 1 año una vez que estuvo en custodia de las autoridades migratorias, denunció el grupo Pueblo Sin Fronteras.

El salvadoreño José Demar Fuentes, de 30 años, y su hijo Mateo se entregaron en la garita de San Ysidro, en California, el pasado 12 de noviembre junto con un grupo de 35 inmigrantes como parte de una caravana que inició su camino en Centroamérica.

Luego de varios días en centros de detención, José y otros seis padres de familia fueron llamados para ser interrogados por agentes federales.

El grupo pensaba que se les iba a conceder libertad condicional como parte de su proceso, pero, en su lugar, notificaron a cuatro de ellos que serían separados de sus hijos, señala el grupo en una petición de firmas que circula hoy en internet.

El argumento de las autoridades federales, denuncian, es que no contaban con la documentación suficiente para comprobar el parentesco con sus hijos, extremo que fue rechazado por el grupo de activistas, que aseguran que Demar Fuentes traía el acta de nacimiento del menor, entre otras identificaciones.

Una coalición de asociaciones civiles como Pueblos sin Fronteras ya ha enviado cartas a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en la que solicitan que las familias sean reunificadas.

Grupos defensores de derechos humanos acusan al Gobierno federal de fallar en sus propias políticas, ya que, de acuerdo a un manual sobre Transporte, Escolta, Detención y Revisión publicado en octubre de 2015, CBP asegura que se "mantendrá la unidad familiar en la mayor medida posible y siempre que no haya una exigencia legal o una clara preocupación de seguridad que requiera la separación".

"El Gobierno estadounidense está violando sus propias políticas y la separación familiar es una injusticia que no vamos a tolerar", señala la carta que exige la liberación de los cuatro padres que están separados de sus hijos, que los activistas creen que están en un albergue para refugiados.

"No importa lo que tome, no puedo ser separado de mi hijo, necesito verlo", clama Demar Fuentes en la petición difundida por Pueblo sin Fronteras.

Más noticias

0 Comentarios