Cooperativas de Puerto Rico llaman a la tranquilidad tras la bajada de deuda

Las cooperativas puertorriqueñas, que tienen 1.500 millones de dólares invertidos en deuda de la isla, enviaron hoy un mensaje de tranquilidad a las miles de personas que les han confiado sus ahorros, un día después de que S&P bajara a bono "chatarra" la calificación crediticia de la isla.

Las cooperativas puertorriqueñas, que tienen 1.500 millones de dólares invertidos en deuda de la isla, enviaron hoy un mensaje de tranquilidad a las miles de personas que les han confiado sus ahorros, un día después de que S&P bajara a bono "chatarra" la calificación crediticia de la isla.La Liga de Cooperativas de Puerto Rico difundió hoy un comunicado para hacer "hincapié en la fortaleza del sistema cooperativo para enfrentar los momentos difíciles"."Las cooperativas por su naturaleza democrática e identidad cooperativa han demostrado su capacidad para atender las necesidades más apremiantes de los nuestros", aseguró este colectivo, del que forma parte cerca de un centenar de cooperativas de ahorro y crédito y controla en torno al 5 % de los activos financieros de la isla.La organización asegura que durante años las cooperativas han ayudado al Gobierno prestando dinero para financiar obras y el sistema de retiro, y "más recientemente al adquirir bonos del Gobierno de Puerto Rico por la cantidad de 1.500 millones de dólares aproximadamente"."Nuestros directivos han estado atentos y alertas desde hace meses a lo que podía ocurrir, por lo que se fueron tomando medidas en cada una de nuestras instituciones para garantizar la solvencia y estabilidad del sistema cooperativo", asegura la organización al respecto.Añade que "se han minimizado riesgos, creado reservas, controlado gastos, fomentado el intercambio de inversiones entre cooperativas y procurado que la entidad reguladora en su ejercicio de fiscalización no se aparte jamás de reconocer la naturaleza de nuestras organizaciones cooperativas fundamentadas en un arraigo social y apego a resolver las necesidades del pueblo trabajador"."Es cierto que sentiremos el impacto como todo el país, pero continuaremos sirviendo a nuestro pueblo como lo hemos hecho siempre. Es momento de asegurar a los socios y clientes que sus acciones y depósitos están asegurados y que seguiremos sirviendo con mayor fervor", concluye la organización.Este mensaje de tranquilidad se difunde ante el temor de que tras la degradación de la deuda, los miles de puertorriqueños que tienen sus ahorros en las cooperativas financieras se dejen llevar por el miedo y quieran retirar sus fondos.El presidente ejecutivo de la Corporación Pública para la Supervisión y Seguro de Cooperativas de Puerto Rico (COSSEC), Daniel Rodríguez Collazo, también reconoció hoy que las cooperativas se verán afectadas por la degradación, pero dijo que el efecto será "reducido" en comparación con otros sectores económicos. que se pudieran verse más afectados."La solidez del movimiento cooperativo nunca ha sido más evidente que en tiempos recientes", defendió Rodríguez Collazo, quien dijo que la compra de esos 1.500 millones de dólares (más de 1.300 según sus cifras) es un "testamento de esa solidez, solvencia y crecimiento".Aseguró que las cooperativas tienen "exceso de liquidez, por lo que nos sentimos confiados de que esta degradación de bono no afectará a este sector económico de forma directa".Además, sostuvo que en la medida en que las cooperativas no tengan que vender esos bonos antes de tiempo, recuperarán todo el dinero invertido, con los correspondientes intereses, una vez que venza el plazo de emisión."Como único pudiera registrarse una pérdida real es si alguna institución financiera decide vender hoy su cartera de bonos de Puerto Rico; ya que hoy lo que tendría que venderla a un valor por debajo de su valor original", reconoció.Insistió en que "las cooperativas del país y los socios de cooperativas deben tener la seguridad de que sus finanzas están seguras".

Más noticias

0 Comentarios