Conservadores buscan ser el puente entre los partidos para una reforma migratoria

Con el fin de lograr una reforma migratoria, el Foro Nacional de Migración, que reúne diversos grupos empresariales, evangélicos y policiales en Estados Unidos, busca servir de puente entre los partidos para alcanzar puntos de acuerdo.

Activistas de diferentes partes de Estados Unidos se congregan frente al Congreso para reclamar el cese de las deportaciones y una reforma de las leyes de inmigración en el país. EFE/Archivo Activistas de diferentes partes de Estados Unidos se congregan frente al Congreso para reclamar el cese de las deportaciones y una reforma de las leyes de inmigración en el país. EFE/Archivo

Activistas de diferentes partes de Estados Unidos se congregan frente al Congreso para reclamar el cese de las deportaciones y una reforma de las leyes de inmigración en el país. EFE/Archivo

Con el fin de lograr una reforma migratoria, el Foro Nacional de Migración, que reúne diversos grupos empresariales, evangélicos y policiales en Estados Unidos, busca servir de puente entre los partidos para alcanzar puntos de acuerdo.Mario Moreno, portavoz de la organización, afirmó hoy que la perspectiva de cada uno de los tres sectores que representa el foro tiene como fin común cambiar el modelo migratorio, para lograr un nuevo esquema que mejore las prácticas laborales e impulse el desarrollo económico."Queremos impulsar una reforma que respete el estado de derecho del país, donde se mantenga la seguridad de la frontera pero que concuerde con los principios bíblicos de darle la bienvenida al extranjero", mencionó.Dijo que los grupos que conforman la red, incluido Biblias, Negocios e Insignias (BBB, por sus siglas en inglés), son en su gran mayoría de afiliación republicana, pero que los objetivos comunes con respecto a la reforma migratoria los convierte en un puente natural entre ambos partidos."En el movimiento a favor de la reforma hay muchos trabajos con demócratas y con latinos, pero la diferencia en este esfuerzo es que nosotros nos enfocamos en apoyar a los republicanos que están a favor de la reforma. Y no se puede sin el apoyo bipartidista", agregó.Moreno explicó que los órganos empresariales comprenden que existe un área de oportunidad económica a partir de la legalización de los indocumentados.Los agentes del orden, en tanto, pretenden mantener un mecanismo de control que inhiba las acciones fuera de la ley y la inseguridad social, mientras que los evangélicos responden al llamado bíblico de tender la mano al visitante extranjero, agregó.Esas tres perspectivas, aseguró, han generado una coalición nacional que apoya una reforma migratoria con una eventual opción a la ciudadanía estadounidense, aunque no necesariamente similar al modelo que respalda el Partido Demócrata en ambas cámaras."Tenemos el apoyo de policías, sheriffs, líderes empresariales y evangélicos que están apoyando a los republicanos en la cámara. Contamos con el apoyo también del Southern Baptist Convention", dijo.El actual momento político es el indicado para llegar a un acuerdo en el Congreso que modifique las reglas en materia migratoria."Existe un impulso adicional para lograr la reforma este año", añadió. "Tenemos mucha esperanza que para verano se logre avanzar en el tema. Las últimas dos reformas significativas, en el 86 y en 1990, fueron en años electorales", agregó.También la Iglesia católica ha expresado su preocupación por este asunto y el obispo auxiliar de Seattle, Eusebio Elizondo, presidente del Comité de Migración de la Conferencia Episcopal, dijo la pasada semana en un comunicado que hay que enmendar el sistema migratorio."Las apuestas humanas son altas. Si el Congreso no repara nuestro sistema de inmigración, las familias inmigrantes y las comunidades, así como el tejido social de nuestra nación continuará siendo desgarrado", mencionó Elizondo.En un comunicado, Stan Lockhart, alto directivo de la corporación Micron y expresidente del Partido Republicano de Utah, calificó como "amnistía de facto" el actual sistema de inmigración del país."Aprobar una reforma migratoria sensata cambiaría eso y honraría los ideales sobre los que se fundó nuestra nación, principalmente la libertad", dijo. "También sería una de las mejores cosas que podemos hacer para nuestra economía, y cuanto antes, mejor", agregó.Lockhart agregó que los miembros de su partido "deben acercarse a la mesa para ser parte de la solución".Los republicanos presentaron el jueves una lista de principios para debatir el tema en la que contemplan una garantía de ciudadanía estadounidense sólo para los llamados "soñadores" (jóvenes estudiantes) o miembros de las Fuerzas Armadas que llegaron irregularmente a EE.UU. siendo niños.Varios líderes republicanos posteriormente mostraron su escepticismo en torno a la pronta aprobación de la reforma migratoria.El Senado, de mayoría demócrata, aprobó en 2013 una propuesta de reforma migratoria integral que incluye la opción de otorgar la ciudadanía estadounidense a los más de 11 millones de personas que se estima radican indocumentadas en el país.La propuesta permanece frenada en la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, quienes se han pronunciado a favor de un enfoque por partes y reforzar primero la seguridad de la frontera con México.

Etiquetas

Más noticias

0 Comentarios