Boricua fingió su muerte al descubrir que su esposa lo había mandado asesinar

María mandó a matar a Ramón Sosa, pero se enteró de sus intenciones y le tendió una trampa con la ayuda del FBI. María mandó a matar a Ramón Sosa, pero se enteró de sus intenciones y le tendió una trampa con la ayuda del FBI.

María mandó a matar a Ramón Sosa, pero se enteró de sus intenciones y le tendió una trampa con la ayuda del FBI. Facebook

El boricua Ramón Sosa, en complicidad con el FBI, le tendió una trampa a su esposa, una mujer mexicana, quien intentó contactar a un asesino a sueldo para que terminara con su vida, sin embargo, nada salió como lo había pensado y acabó tras las rejas.

Ramón Sosa y María, quienes residen en Texas, contrajeron matrimonio en el 2010, sin embargo, en el 2015 ella le pidió el divorcio, pues no podía soportar la crisis económica por la que estaban atravesando. 

Además de querer el divorcio, María, quien es apodada como 'Lulú', contactó a un hombre llamado Gustavo, a quien le pidió que la pusiera en contacto con un sicario que estuviera dispuesto a terminar con la vida de Ramón por $2,000 dólares y una camioneta.

Lo que no sabía María es que Gustavo conocía a su marido, pues tomaba clases de box en su gimnasio, por lo que de inmediato lo alertó acerca de las intenciones de su esposa.

"Él había tenido problemas en el pasado, pero ya había cambiado su vida y yo lo entrenaba. Cuando me llamó me dijo que quería verme porque había alguien que quería matarme, pensé que me estaba haciendo una broma", relató Ramón, quien le pidió a Gustavo que se volviera a reunir con su esposa y que grabara toda la conversación.

Tras tener la grabación en sus manos, Ramón se dirigió a la comisaría de Montgomery County, en Houston, en donde, con la asesoría del FBI, idearon el plan perfecto para fingir su muerte y así capturar a su pareja.

El montaje incluyó fotos de él simulando su muerte, las cuales posteriormente serían mostradas a María por un supuesto sicario para ver cuál era su reacción.

La mujer se rió tras ver las imágenes mostradas por el policía infiltrado, quien acto seguido la arrestó. 

María fue condenada a 20 años de prisión tras admitir que había mandado a matar a Ramón Sosa.

Más noticias

0 Comentarios