El bajo crecimiento de Chile no afectará las reformas de Bachelet, según el Gobierno

La disminución del crecimiento que afecta a la economía chilena no obstaculizará el cumplimiento del programa de reformas previsto por el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, aseguró hoy el portavoz del Ejecutivo, Marcelo Díaz.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet. EFE/Archivo La presidenta de Chile, Michelle Bachelet. EFE/Archivo

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet. EFE/Archivo

La disminución del crecimiento que afecta a la economía chilena no obstaculizará el cumplimiento del programa de reformas previsto por el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, aseguró hoy el portavoz del Ejecutivo, Marcelo Díaz.Los proyectos que definen una nueva normativa laboral, el segundo tramo de la reforma educativa o la elaboración de una nueva Constitución seguirán su marcha, aseguró Díaz, ministro secretario general de Gobierno en un encuentro con corresponsales extranjeros.También está previsto que durante la presidencia de Bachelet Chile deje de ser uno de los pocos países occidentales en los que está castigada con penas de cárcel la interrupción voluntaria del embarazo incluso en casos de violación, malformación del feto o cuando exista riesgo para la vida de la madre."Estamos en condiciones de seguir en el curso de esas transformaciones", aseguró Marcelo Díaz, quien admitió sin embargo que "hay reformas cuya materialización superará el horizonte del límite formal de este Gobierno"."La presidenta nos ha planteado que a la luz de un escenario complejo, vamos a priorizar las cuestiones que nos parecen esenciales", agregó.A juicio del ministro, "no es razonable que un Gobierno de cuatro años se vaya a hacer cargo de todas las demandas que hay en la sociedad", y por eso es necesario que haya esfuerzo e implicación por parte de los empresarios y otras organizaciones.Las palabras del ministro secretario general de Gobierno se producen en el contexto de movilizaciones como la que llevan a cabo los profesores, que entran en su quinta semana de huelga, y las críticas del sector privado hacia la reforma tributaria, ya en vigor, y la reforma laboral, actualmente en discusión en el Senado.A ello se suma una fuerte caída de la popularidad de la presidenta Bachelet y un bajísimo respaldo al Gobierno y los partidos políticos, afectados por escándalos de financiación ilegal de sus actividades."No nos amilanan las cifras de las encuestas. Todos los Gobiernos pueden pasar por dificultades, no somos una excepción. Pero tenemos la hoja de ruta clara", aseguró Díaz."No hay países que se hayan desarrollado sobre una base desigualdad y falta de cohesión social", recalcó el portavoz del Ejecutivo, quien asumió hace apenas dos meses, tras una profunda remodelación del gabinete llevada a cabo por Bachelet."Hace 25 años a Chile se le prometió 'crecer con igualdad'. Hoy es un país más rico, pero no es un país más justo", remarcó.En opinión del portavoz del Gobierno, "Chile requiere iniciar un nuevo ciclo sobre la base de la confianza", deteriorada por los escándalos que afectan a la política y las finanzas.También "con una nueva Constitución que cumpla con los anhelos del país" y que se estructurará a través de un debate abierto que, según anunció Bachelet, se iniciará en septiembre próximo.

Más noticias

0 Comentarios