Solo el 12 % de las aguas residuales vertidas en ríos argentinos son tratadas

El Gobierno argentino presentó hoy un informe sobre el estado del Ambiente en Argentina en 2016 que revela que solo el 12 % de las aguas residuales recolectadas en el país son tratadas antes de verterlas a los ríos y que la mayoría de las ciudades no cuenta con controles continuos de calidad de aire.

Solo el 12 % de las aguas residuales vertidas en ríos argentinos son tratadas Solo el 12 % de las aguas residuales vertidas en ríos argentinos son tratadas

Solo el 12 % de las aguas residuales vertidas en ríos argentinos son tratadas

El Gobierno argentino presentó hoy un informe sobre el estado del Ambiente en Argentina en 2016 que revela que solo el 12 % de las aguas residuales recolectadas en el país son tratadas antes de verterlas a los ríos y que la mayoría de las ciudades no cuenta con controles continuos de calidad de aire.

El texto, presentado hoy por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable argentino, recoge la situación de los recursos naturales del país austral, su estado de conservación y el impacto que ha tenido la acción del hombre sobre ellos.

El responsable de la cartera, Sergio Bergman, aseguró que el estudio diagnosticó cuestiones que "hay que revertir" y permite conocer la situación porque, en su opinión, "sin medición" no se puede decir la "verdad", ni implementar políticas efectivas.

Respecto al estado del agua, el estudio recoge que en ríos como el Paraná o el Río de la Plata se identifican localidades cuyos efluentes son vertidos sin tratamiento previo y señala que aunque muchas ciudades poseen plantas de tratamiento de efluentes cloacales, "la mayoría no están operativas o cuentan con un deficiente estado de mantenimiento".

Asimismo, señala que más del 80 % de los argentinos cuentan con conexión domiciliaria a una red de agua potable mientras que casi la mitad de la población posee conexión domiciliaria a una red de cloacas.

Durante su intervención, el ministro insistió en que la potabilidad del agua y su tratamiento son una cuestión de "derechos humanos".

Por otra parte, el informe indica que 106 millones de hectáreas en el país están afectadas por "diferentes procesos de erosión" y que el 30 % de Argentina tiene suelos degradados.

Respecto a los bosques, Bergman aseguró que los niveles de deforestación son "preocupantes" y, en su opinión, la solución no está solo en aumentar la partida presupuestaria, que afirmó que fue aumentada en el último año, sino en cuidar las 27,29 millones de hectáreas de bosques nativos existentes.

El estudio se divide en datos del medio natural y del medio antrópico, donde se analizan cuestiones como las actividades productivas, el cambio climático y el tratamiento de los residuos.

Se trata del primer informe sobre la materia elaborado por el Gobierno de Mauricio Macri en cumplimiento de una ley sancionada en 2002, que obliga al Ejecutivo a realizarlo, y que durante la presidencia de Cristina Fernández (2007-2015) solo se publicó en 2012.

Más noticias

0 Comentarios