Nuevas evidencias arqueológicas en Machu Picchu reafirman el culto al agua

Nuevas evidencias arqueológicas encontradas por expertos cerca a la ciudadela inca de Machu Picchu, al sureste de Perú, reafirman el culto al agua, la fertilidad de los animales y la ideología andina, según declaró hoy el arqueólogo Francisco Huarcaya, responsable de los hallazgos.

Nuevas evidencias arqueológicas en Machu Picchu reafirman el culto al agua Nuevas evidencias arqueológicas en Machu Picchu reafirman el culto al agua

Nuevas evidencias arqueológicas en Machu Picchu reafirman el culto al agua

Nuevas evidencias arqueológicas encontradas por expertos cerca a la ciudadela inca de Machu Picchu, al sureste de Perú, reafirman el culto al agua, la fertilidad de los animales y la ideología andina, según declaró hoy el arqueólogo Francisco Huarcaya, responsable de los hallazgos.

El arqueólogo explicó que las evidencias de contextos funerarios, pinturas rupestres y miradores están ubicados a la altura del kilómetro 88 de la línea férrea que conduce de la ciudad del Cuzco a Machu Picchu, en la margen izquierda del río Vilcanota, en el cerro Taparayoq.

"Por la combinación de varios elementos se puede interpretar que estas representaciones iconográficas muestran la ideología andina, el culto al agua, la fertilidad de rebaños y la noción de identidad grupal", afirmó Huarcaya, también responsable de la Red de Caminos Inca.

En la parte baja del cerro se encontraron recintos circulares y rectangulares, muros de contención, andenes, canales de agua y contextos funerarios que datan del Periodo Intermedio (época Killke 500 años antes de nuestra era) y del Periodo Horizonte Tardío (época Inka entre 1440 y 1532), de acuerdo a una nota de prensa de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cuzco.

Asimismo, en las partes media y alta del cerro se encontró abrigos rocosos con pinturas rupestres asociadas a contextos funerarios, estructuras funerarias y "wakas" (centros arqueológicos) ceremoniales.

Las pinturas representan figuras geométricas, antropomorfas, camélidos, aves, zorros, serpientes, sapos, líneas zigzageantes que representarían al Dios Illapa (rayo), figuras de plantas similares al maíz, círculos y líneas rectas, en su mayoría en color rojo.

Todas las evidencias están orientadas hacia las montañas consideradas sagradas por los incas, como el Apu Wakaywillka (nevado Verónica), Casamintuyoc, Misti y a los ríos Salkantay y Wilkamayu (Vilcanota).

La Dirección Desconcentrada de Cultura realizará un trabajo de investigación multidisciplinaria para profundizar los conocimientos sobre estas nuevas evidencias arqueológicas, según anunció su responsable, Vidal Pino.

Más noticias

0 Comentarios