Mongolia aprueba plan nacional para combatir la grave polución de su capital

El Gobierno de Mongolia aprobó un Programa Nacional para la Reducción de la Contaminación Atmosférica, que pretende sobre todo combatir la grave situación de su capital, Ulán Bator, una de las ciudades más contaminadas del mundo, informó hoy la agencia oficial Montsame.

Mongolia aprueba plan nacional para combatir la grave polución de su capital Mongolia aprueba plan nacional para combatir la grave polución de su capital

Mongolia aprueba plan nacional para combatir la grave polución de su capital

El Gobierno de Mongolia aprobó un Programa Nacional para la Reducción de la Contaminación Atmosférica, que pretende sobre todo combatir la grave situación de su capital, Ulán Bator, una de las ciudades más contaminadas del mundo, informó hoy la agencia oficial Montsame.

El programa nacional a cinco años, ratificado este lunes por el Gabinete, persigue el objetivo de reducir al menos un 50 por ciento las partículas contaminantes y el dióxido de azufre -causante de la lluvia ácida- en el aire, subrayó la fuente.

El plan, que será aplicado en dos fases, contempla 59 medidas, entre las que destaca la prohibición del uso de carbón como combustible para la calefacción de las viviendas más humildes de la capital, ya que las autoridades lo consideran el principal factor causante de la contaminación.

Esos barrios humildes están poblados principalmente por inmigrantes rurales, que en muchos casos siguen viviendo en las mismas yurtas que utilizan en zonas rurales y usan rudimentarias estufas de carbón, altamente contaminantes, para calentarse en invierno, cuando la ciudad alcanza temperaturas de hasta -40 grados centígrados.

Para paliar la prohibición, los afectados por las medidas recibirán otros combustibles, calentadores eléctricos y contadores de electricidad subvencionados, y habrá ayudas fiscales a productores menos contaminantes.

Este invierno, Ulán Bator ha llegado a alcanzar niveles de contaminación de hasta 1.900 microgramos de partículas tóxicas por metro cúbico, casi cuatro veces más que los peores niveles que se llegan a alcanzar en los últimos años en Pekín, otra ciudad conocida por la mala calidad de su aire.

La situación ha llevado a los ciudadanos de Ulán Bator a organizar este último invierno dos protestas públicas pidiendo al Gobierno que tomara medidas para atajar este problema, en las que participaron miles de personas.

El presidente de Mongolia, Tsakhiagiin Elbegdorj, llegó a reconocer en enero que la contaminación de Ulán Bator había alcanzado "niveles catastróficos" que podrían obligar a evacuar a parte de los 1,3 millones de personas que la habitan.

Más noticias

0 Comentarios