Testifican los familiares de las víctimas en un sonado juicio en Chile

Familiares de dos ancianos agricultores asesinados en el sur de Chile en 2013 testificaron hoy en la segunda jornada del juicio contra el mapuche Celestino Córdova, único imputado en este caso enmarcado en la legislación antiterrorista.

En la imagen, Celestino Córdova Tránsito, un médico chamán de la comunidad mapuche de Chile. EFE/Archivo En la imagen, Celestino Córdova Tránsito, un médico chamán de la comunidad mapuche de Chile. EFE/Archivo

En la imagen, Celestino Córdova Tránsito, un médico chamán de la comunidad mapuche de Chile. EFE/Archivo

Familiares de dos ancianos agricultores asesinados en el sur de Chile en 2013 testificaron hoy en la segunda jornada del juicio contra el mapuche Celestino Córdova, único imputado en este caso enmarcado en la legislación antiterrorista.Córdova, un "machi" (médico, chamán) de su comunidad, está acusado de haber sido el autor de un ataque incendiario contra la vivienda de Werner Luchsinger Lemp, de 75 años y su esposa Vivian Mackay González, de 69, los cuales murieron calcinados antes de que pudieran recibir ayuda.Jorge Luchsinger, hijo de las víctimas, relató hoy ante el tribunal reunido en Temuco, a 690 kilómetros al sur de Santiago, que fue el primero en llegar a la casa después de haber recibido en plena madrugada una llamada de auxilio de su madre en la que le decía también que su padre estaba herido.Notoriamente afectado, Luchsinger, que llegó a la casa de sus padres cuando ya estaba en llamas, hizo escuchar ante el tribunal el llamado telefónico realizado por su madre.También atestiguó hoy Cynthia Mackay, hermana de la víctima, quien relató que también recibió dos llamadas de Vivian Mackay. "Supe inmediatamente que era un llamado de auxilio", indicó.Celestino Córdova Tránsito fue detenido el día de los hechos, el 4 de enero de 2013, a un kilómetro de la casa atacada, en el municipio de Vilcún, cerca de Temuco.Córdova tenía una herida de bala en el tórax cuando fue detenido, según el fiscal del caso, Cristián Paredes.El hecho es considerado uno de los más violentos ocurridos en el marco del llamado "conflicto mapuche", que desde hace varios años enfrenta a algunas comunidades indígenas que demandan la propiedad de tierras que consideran ancestrales, con empresas agrícolas o forestales dueñas de esos terrenos.El fiscal pide para Córdova la pena de presidio perpetuo calificado, lo que significa que, en caso de ser encontrado culpable, deberá pasar cuarenta años en la cárcel antes de poder optar a algún beneficio, como salidas periódicas o libertad condicional.El abogado defensor de Córdova, Pablo Ortega, aseguró hoy a Radio Cooperativa que la Fiscalía no podrá probar en el juicio oral la presencia de su defendido en el lugar de los hechos."En este juicio no se va a discutir el origen o las circunstancias de la herida de mi representado, sino solo si esa herida fue realizada por la víctima que es lo que plantea la Fiscalía", dijo Ortega."La defensa sostiene que no existen las pruebas científicas que así lo prueben, es más, creemos que las pruebas científicas descartan que haya sido herido por la víctima", añadió Ortega.Córdova también es acusado de participar en otro incendio de una vivienda rural, perpetrado el 22 de diciembre de 2012 en el mismo municipio de Vilcún, por el cual la fiscalía pide otros 36 años de cárcel en su contra.El comienzo del juicio se inició tras varios aplazamientos pedidos por la defensa.

Más noticias

0 Comentarios