Santos manda investigar a fondo el espionaje "de fuerzas oscuras" a los negociadores

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó hoy "investigar a fondo" el supuesto caso de espionaje militar a los negociadores del Gobierno en los diálogos con las FARC, que atribuyó a "fuerzas oscuras que están tratando de sabotear" el proceso de paz.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. EFE/Archivo Galería
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (d), el 4 de febrero de 2014, junto al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón (i), durante una rueda de prensa en Bogotá (Colombia). EFE Galería

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. EFE/Archivo

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó hoy "investigar a fondo" el supuesto caso de espionaje militar a los negociadores del Gobierno en los diálogos con las FARC, que atribuyó a "fuerzas oscuras que están tratando de sabotear" el proceso de paz."Estas fuerzas oscuras que están tratando de sabotear procesos como el proceso de paz, ¿tienen contactos internos?, ¿qué buscan? Eso es lo que quiero que se investigue a fondo", dijo Santos después de reunirse con el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.El presidente dio "instrucciones perentorias" a Pinzón y a los comandantes de las Fuerzas Militares y de la Policía para que indaguen "hasta dónde ha podido llegar este uso ilícito de la inteligencia, quién puede estar interesado en grabar e interceptar a nuestros negociadores de paz".Asimismo, exigió respuestas a varias preguntas: "¿Hay ruedas sueltas en el Ejército?, ¿a quién le están informando?, ¿quién filtró la información?".Santos argumentó que "el uso ilegal mina el uso legal de la inteligencia (militar) y el uso legal de la inteligencia es absolutamente necesario para cualquier Estado para defenderse de sus enemigos"."Lo que no es aceptable bajo ningún punto de vista es que esa inteligencia se haga contra ciudadanos legítimos comunes y corrientes, y mucho menos contra funcionarios del propio Estado. Específicamente contra los negociadores es algo totalmente inaceptable", afirmó el presidente.El caso se conoció a través de la revista Semana, que estuvo investigándolo quince meses antes de publicar.Según la revista, un grupo de la inteligencia militar interceptó comunicaciones de datos contenida en correos y en mensajería instantánea desde un local de fachada de Bogotá, que funcionaba como restaurante y cibercafé.Una de las fuentes consultadas por la publicación indica que entre los espiados se encuentran el jefe negociador del Gobierno en los diálogos de La Habana, Humberto de la Calle, el Alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, y el director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, Alejandro Éder.Además, había una orden para interceptar las comunicaciones de "los de siempre", que según esa fuente eran personajes vinculados con las ONG y la defensa de los derechos humanos, como la exsenadora Piedad Córdoba y el representante a la Cámara por el Polo Democrático Alternativo (izquierda, oposición) Iván Cepeda.El mandatario colombiano recordó que "no le tembló la mano" para desmantelar la antigua central de inteligencia del Departamento Administrativa de Seguridad (DAS), inmersa en otro escándalo de interceptaciones y seguimientos ilegales contra activistas, jueces y periodistas durante el gobierno del hoy expresidente Álvaro Uribe, y aseguró que tampoco le temblará en este caso.

Más noticias

0 Comentarios