Putin, invitado a Berlín con la guerra siria y la crisis ucraniana abiertas

El presidente ruso, Vladímir Putin, se reúne hoy en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, y los presidentes de Francia, François Hollande, y Ucrania, Petró Poroshenko, para abordar la crisis ucraniana y la guerra en Siria, con Moscú enfrentado a los aliados occidentales.

Putin, invitado a Berlín con la guerra siria y la crisis ucraniana abiertas Putin, invitado a Berlín con la guerra siria y la crisis ucraniana abiertas

Putin, invitado a Berlín con la guerra siria y la crisis ucraniana abiertas

El presidente ruso, Vladímir Putin, se reúne hoy en Berlín con la canciller alemana, Angela Merkel, y los presidentes de Francia, François Hollande, y Ucrania, Petró Poroshenko, para abordar la crisis ucraniana y la guerra en Siria, con Moscú enfrentado a los aliados occidentales.

"No se puede esperar ningún milagro, pero hablar siempre es importante aunque las opiniones difieran mucho", ha subrayado la anfitriona de la cumbre para rebajar expectativas ante la cita de esta tarde en la Cancillería.

Aunque el motivo formal de la reunión es intentar desatascar el conflicto en el este de Ucrania, con constantes enfrentamientos entre las tropas de Kiev y los rebeldes prorrusos, el drama humanitario en Siria centra la atención ante la reunión.

Moscú informó ayer que la Fuerza Aérea rusa y el Ejército sirio cesaban sus bombardeos sobre Alepo para una tregua humanitaria de ocho horas anunciada para el jueves, un parón considerado insuficiente por los aliados occidentales que luchan contra el Estado Islámico (EI) en Siria.

Merkel denuncio la situación "desastrosa desde el punto de vista humanitario" que se vive en Alepo "debido claramente a los bombardeos sirios y rusos sobre personas indefensas, hospitales y médicos" y abogó por "mitigar de algún modo el sufrimiento de la población civil".

Las posibilidades de un acuerdo son limitadas después de que Putin anulara la semana pasada un viaje previsto a París para inaugurar el mayor templo ortodoxo de Francia, después de que Hollande avanzara que si le recibía sería sólo para decirle que su actitud en Siria era "inaceptable".

Después hablaron por teléfono los dos con Merkel y sentaron las bases para la cumbre de hoy, centrada en un principio en el conflicto ucraniano y organizada en el denominado "formato de Normadía", lo que incluye al presidente Poroshenko.

Un año después de que los cuatro mandatarios se reunieran en París, tampoco en este apartado hay que esperar "milagros", según señaló Merkel y confirmaron tanto Moscú como Kiev en sus comentarios previos a la cumbre.

Poroshenko acusó ayer a Rusia de no cumplir con los acuerdos de Minsk de febrero de 2015 y de mantener tropas y armamento en el este de Ucrania.

Subrayó que retirarlas y devolver el control de las fronteras a Ucrania son requisitos para acabar con un conflicto del que, recalcó, sólo Rusia es culpable.

Desde Moscú, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, coincidió en que no hay alternativa a los acuerdos de Minsk para el arreglo de la crisis en el este de Ucrania, pero denunció la "falta de voluntad" de Kiev para aplicar dichos acuerdos.

Según la agenda provisional del encuentro, Merkel recibirá en la sede de la Cancillería a Hollande y Poroshenko a las 15.15 horas GMT y tres cuartos de hora más tarde llegará Putin, para comenzar entonces la reunión a cuatro bandas.

Tras concluir la cita y después de que los presidente de Ucrania y de Rusia dejen el lugar, Merkel y Hollande comparecerán ante los medios de comunicación.

Más noticias

0 Comentarios